Print Friendly, PDF & Email

Cada día pensamos más en la comodidad del día a día y en la comodidad del futuro. Nos preocupa cada vez más la accesibilidad y la buena respuesta de nuestra vivienda frente a cambios en nuestra rutina. ¿Y si mañana… ? ¿Y si me lesiono? Preguntas condicionales como estas plantean en muchas situaciones acometer reformas en los cuartos de baño y en que empieces a pensar en cambiar bañera por plato de ducha. Dependiendo de cómo sea nuestro forjado podremos tener un tipo de plato u otro, y es ahí el moemtno en que empiezan los pequeños escalones, grandes obstáculos en un momento en el que requerimos la máxima accesibilidad.

La conocida como ducha de obra es básicamente una continuidad en el pavimento en la que se impermeabiliza y se canaliza el agua con una pequeña pendiente hacia un sumidero, normalmente puntual o longitudinal, que queda alojado en el recrecido.

Cada vez más tenemos más sistemas que permiten bajar la cota del plato de ducha convencional colocado sobre el pavimento, (por otra parte, no tienen comparativa en cuanto a precio…) Los platos acrílicos, o incluso porcelánicos se colocan sobre el recrecido aprovechando la altura propia del plato, incluso, en ocasiones, se hace un pedestal para la ducha, que choca directamente de nuevo con nuestras ganas de un pavimento contínuo y de una ducha sin barreras.

Es por eso que los fabricantes investigan formas de evacuar el agua, mejor dicho, buscan la «innovación» en soluciones tradicionales, como la de sacar el agua por el plano vertical, como cualquier fuente… Es cierto que estos sistemas van un poco más allá de lo que vienen siendo los sistemas convencionales, y que sí son innovación dentro de nuestro campo.

ducha de obra con sumidero longitudinal

¿Dónde está la innovación?

Cuando planteamos la instalación de evacuación de aguas de un cuarto de baño debemos de tener en cuenta la ventilación de las bajantes y también su no ventilación, es decir, sus tapones hidráulicos, que a fin de cuenta son botes sifónicos o aparatos con sifones individuales.

En el caso en el que no queremos bote sifónico (por estética, o porque no tenemos la posibilidad de colocarlo) tenemos la oportunidad de utilizar desagües con sifones individuales. Es aquí donde puede que haya más innovación. Buscar un desagüe natural y tener un tapón hidráulico para que no deje pasar olores y al mismo tiempo retenga pelos de la ducha…

Los sifones extraplanos mantienen el concepto del sifón tradicional pero se esconden y se reducen hasta extremos arriesgados, en los que si se produce algún tipo de succión en el sistema se pueden vaciar con facilidad. Es por eso que la ventilación primaria del sistema de evacuación de aguas es esencial.

desagüe sifónico puntual para ducha de obra

En el caso de los desagües puntuales debemos de tener en cuenta que el hecho de llevar el agua a un punto supone crear triángulos dentro de la ducha, algo que con los sumideros longitudinales no tiene porqué producirse. Si se tienen en cuenta los despieces del pavimento de manera que no se produzcan cuchillos, precisamente en aquellos pavimentos en los que necesitamos completa seguridad para estar descalzos.

Comparte este artículo