Saltar al contenido

¿Es posible cambiar una bañera por una ducha en un pocos dias?

Print Friendly, PDF & Email

Hemos publicado en alguna ocasión las bondades de una ducha en nuestro dia a dia. En algún caso hablamos de que se trata de un proceso bastante rápido, pero es posible hacerlo en cuestión de días? O es como aquello que te dice un vasco, que está a 10 minutos caminando y pasas más de una hora? Esto no es un chiste. Aunque nos planteemos una reforma de baños en Bilbao podremos llevar la reforma a cabo en cuestión de dias, pero con el orden adecuado. Vamos allá.

Si en este momento tienes una bañera y quieres cambiarla puede ser por varias razones: necesitas mejorar la accesibilidad porque te resulta incómoda, estás causando daños por pérdidas de agua en los pisos inferiores, o simplemente no te gusta su estética.

Son causas muy diferentes que tienen diferentes razones que implican diferente respuesta, sobre todo en cuanto a los tiempos de puesta en marcha de la obra. Si tienes poco tiempo, empresas como Ducha Activa se ponen en marcha y actúan lo antes posible.

Aunque bien es cierto que si lo que sucede es que simplemente no te gusta la bañera y quieres pensar en un diseño completo de baño, puedes pensarlo con más tiempo y dedicarle un período de reflexión, de pruebas, incluso de proyecto de interiorismo. Puedes lograr grandes resultados trabajando directamente con los vendedores de material, aunque desde mi punto de vista te recomiendo contactar en primer lugar con un técnico.

Pasos a dar en obra (sea cual sea la prisa que tengas) antes de cambiar una bañera por una ducha

Una parte importante del baño es lo que no se ve: la instalación de agua fría y caliente, así como la evacuación de aguas. Tanto en un sistema como en otro tenemos posibilidades de fuga y por tanto es casi el primer paso a la hora de comprobar. ¿Tenemos una instalación de cobre, plomo o está empotrada en el hormigón? Es bueno pensar en un sistema más registrable o preferimos empotrarlo? Los sistemas empotrados metálicos habitualmente terminan por tener pérdidas, por eso el primer paso es el siguiente:

PASO 1 : comprobación del material de la instalación de fontanería y saneamiento

Es importante conocer el material de la instalación por si tenemos que hacer encuentros entre la instalación previa, que puede ser metálica y la nueva, que lo más probable es que sea polipropileno o un derivado.

Ya sabes que quieres una ducha, pero … ¿te has parado a pensar en si quieres una ducha completamente enrasada con el suelo, o por el contrario quieres un plato de ducha? La diferencia… básicamente el precio y la accesibilidad. Montar una ducha enrasada con el suelo implica la colocación de una barrera impermeable que envuelva la ducha por completo hasta el sumidero (sumidero puntual o canaleta) y por tanto implica picar el suelo, nivelarlo adecuadamente, ver si podemos empotrar el sumidero… Puedes investigar estas opciones, te dejamos un par de imágenes para que te des cuenta de que estamos hablando.

PASO 2 Elegir plato de ducha o ducha de obra

ejemplo de plato de ducha
ejemplo de ducha de obra

Qué decir de esta última! queda perfectamente accesible, pero tiene un tiempo de montaje más largo. El plato de ducha podría incluso colocarse encima del pavimento que haya (si lo hay) bajo la bañera (no suele haberlo…) Como ves, es también una cuestión de tiempos.

El sistema de desagüe de un plato de ducha, como el propio plato tiene unos centímetros de altura, permite la instalación de un desagüe convencional, incluso con sistema de sifón, sin necesidad de ir al bote sifónico. Pero ojo, la ducha de obra si quieres colocar un sistema de desagüe normal, quizás no tengas altura suficiente en el suelo (en el recrecido) y quizás tengas que ir por abajo si es posible (y nunca rompiendo nada estructural del suelo, por favor…)

PASO 3 Ajusta el presupuesto y el alcance de la obra

Cuando empezamos una obra parece que nunca terminamos, una cosa pide otra… Ajusta bien el presupuesto a lo que necesitas, y prioriza las obras. En el caso del cambio de ducha, lo más habitual es cambiar los alicatados de la propia ducha y la mampara. Eso como mínimo, a partir de ahí, tienes la grifería, el pavimento completo del baño, los toalleros, las demás piezas de baño, la ventilación y/o extracción, el espejo, la iluminación, la calefacción… Y ojo, el orden de estos conceptos es mi favorito a la hora de proponer mejoras en un baño, intenta tenerlo en cuenta antes de volver a alicatar y no tener que romper lo hecho dentro de unos años. Si tienes que hacer hueco a una futura instalación, quizás sea el momento.

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *