Print Friendly, PDF & Email

Estamos concienciados de que debemos de aislar cada vez más nuestras viviendas y edificios para reducir los consumos energéticos y ahorrar en energía, y por tanto en electricidad a la vez que bajamos las emisiones de CO2 contribuyendo a reducir la huella de carbono del planeta.

En el artículo de hoy hablaremos sobre el aislamiento térmico por insuflado y sus diferencias con respecto al aislamiento térmico proyectado. Ambos métodos se aplican en el interior del muro o en la cara intermedia. Debido a esto tienen ciertas ventajas e inconvenientes, pero a su vez diferencias a la hora de la puesta en obra que os vamos a indicar y también diferencias a la hora de su efectividad y funcionamiento en cuanto al aislamiento térmico.

Primera comparativa entre estos aislamientos térmicos

En esta imagen obtenida de diferenciapedia.com se ve el sistema de proyectado de poliuretano desde el interior, en este caso sobre un sistema de rastreles. Aquí podemos ver en primer lugar el equipamiento necesario para aplicar correctamente el aislamiento proyectado. Debido a su temperatura y la combinación de gases es preferible tener un traje que permita una respiración con aire del exterior y que aisle de posibles proyecciones en la piel.

Una alternativa al proyectado de poliuretano es el proyectado de corcho, que tiene una transmitancia un poco mayor pero a cambio es un producto más ecológico, y por tanto la huella de carbono puede ser menor. Si estamos concienciados con estos requerimientos podemos pensar también en invertir en productos de coste un poco mayor siempre y cuando tengamos presente que su impacto ecológico es menor.

En la imagen inferior podemos ver cómo funciona el aislamiento térmico por insuflado. El método de aplicación es más limpio y seguro para el trabajador y el método es más limpio de cara al ambiente interior de la vivienda. A pesar de que hay que hacer varias perforaciones en la hoja interior del muro, la aplicación del aislamiento funciona por relleno, como si de un fluido se tratase.

Diferencias constructivas ente los dos sistemas

Si podemos permitirnos una envolvente contínua de aislamiento térmico debemos preferirlo a un sistema con discontinuidades. En estas discontinuidades se producen puentes térmicos. Los más habituales son las esquinas de los forjados, los encuentros con los pilares y los contornos de los huecos, sobre todo en los cajones de las persianas.

El proyectado por el interior garantiza un aislamiento contínuo sin más comprobación que la simple vista. Nos aseguramos visualmente de que el aislamiento es completamente continuo. En el caso de los aislamientos por insuflado tenemos cierta incertidumbre que debe de ser verificado con algunos sitemas como termografías que nos aseguren que no hay faltas en el relleno de la cámara de aire.

La aplicación de un sistema proyectado nos exige recoger todo el mobiliario que pueda haber y a dejar exclusivamente la superficie que se vaya a aislar. En el caso del insuflado podemos tener prácticamente la vivienda en su estado habitual, simplemente se debe de poder acceder a puntos determinados de la hora interior del cerramiento.

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.