Print Friendly, PDF & Email

Desde la implantación del ahorro energético como exigencia normativa nos hemos puesto manos a la obra en el desarrollo de sistemas constructivos e instalaciones. Empresas como Nutersa emplean habitualmente soluciones de revestimiento que se están acomodando dentro de las técnicas habituales. Hace 20 años podría ser impensable que llegasemos a pensar en poner de forma habitual aislamiento por el exterior.

En este artículo hablaremos del aislamiento SATE (siglas de sistema de aislamiento térmico por el exterior) y porqué es un buen sistema para la vivienda nueva y la rehabilitación de edificios.

¿Por qué es un buen sistema el SATE?

El edificio se comporta como un organismo que desprende o recibe calor. En el momento que producimos calor o refrigeración estamos consumiendo energía, y por tanto dinero, a la vez que desprendemos cantidades ingentes de CO2 a la atmósfera.

El aislamiento por el exterior garantiza que todo el volumen del edificio tenga unas pérdidas más controladas, limitadas principalmente a los puentes térmicos y a las carpinterías. El sistema SATE permite reducir todos los puentes térmicos debidos a la estructura en contacto con el exterior, una forma de construcción típica de las primeras estructuras de hormigón con cerramiento de ladrillo.

¿Te das cuenta de haber visto la estructura como si fuese una radiografía cuando llueve? La absorción del mortero es diferente sobre el ladrillo que sobre la estructura de hormigón. Es un indicativo claro de puente térmico debido al contacto de forjados y pilares con el exterior.

fuente RScomponents

¿Cual es el proceso de instalación de un SATE?

A dia de hoy cualquier fabricante se esfuerza un mundo por aclarar y definir las propiedades de sus sistemas. Lo que empezó con documentos de idoneidad técnica provisionales, a día de hoy, son productos con marcado CE (o equivalente en otros países)

Básicamente tenemos que contar con cuatro momentos a la hora de instalar el sistema:

  • preparación del soporte
  • colocación del aislamiento
  • revestimiento exterior
  • zócalos, perímetros de huecos y albardillas

Preparación del soporte para SATE

El aislamiento se coloca atornillado y encolado, de manera que el soporte debe de estar lo suficientemente saneado como para permitir que el mortero cola se adhiera, y tener el ladrillo, o los elementos que conformen la fachada bien seguros, sin movimientos, grietas u otras patologías.

Debemos de retirar las canalizaciones existentes, como acometidas eléctricas, fontanería, gas, etc, con el fin de tener una superficie lisa sobre la que trabajar.

Colocación del aislamiento

Particularmente prefiero que exista un enfoscado exterior antes de la colocación del mortero cola. No obstante se puede aplicar inmediatamente encima del ladrillo u otro material poroso. Con la aplicación de un mortero se garantiza que el muro está monolítico, con mayor capacidad de trabajo a la hora de atornillar las placas de aislamiento, pero también frente a impactos etc.

La colocación del aislamiento, generalmente poliestireno expandido, aunque también se utiliza lana de roca, corcho y poliestireno extrusionado, empieza con un perfil de arranque horizontal, a una distancia concreta del suelo, dejando espacio para un zócalo. Con este perfil de arranque garantizamos la horizontal y por otra parte la fijación de los paneles de aislamiento.

vivienda en Foxo (Flu-or arquitectura)

Revestimiento exterior de SATE

Las empresas de revestimientos han desarrollado distintas soluciones de morteros, con granulados diferentes y acabados en masa muy interesantes, capaces de ser acabado final, sin necesidad de pinturas u otras protecciones. Es vital garantizar la unión entre paneles y la resolución de juntas de movimiento o resaltes, esquinas etc, donde se coloca malla de refuerzo entre las varias capas de este revestimiento exterior.

La capa de color se aplica generalmente en las dos últimas capas, ayudado de guías que permiten hacer dibujos, cambios de color, y juntas de trabajo. (Toda la fachada es prácticamente imposible de enfoscarla de una vez, por lo que las juntas de trabajo son importantes. Si no se utilizan, será conveniente que entre jornada y jornada se remate y se empiece en un cambio de plano, para no ver juntas extrañas en el mortero)

Zócalos, perímetros de huecos y albardillas, después del SATE

Una vez “coloreado el dibujo, falta por resolver correctamete los huecos en blanco del perímetro”. Esto lo sabe hasta un niño pequeño. Los detalles, que son la parte que más luce de una solución constructiva, deben de resolverse correctamente para que el conjunto luzca.

El encuentro con el suelo debe de realizarse con otro material, cuando menos con un aislamiento de mayor compacidad, para permitir la resistencia al impacto que pueda tener (al estar en contacto con la actividad humana) y por la presencia de agua. En estos casos el aislamiento de EPS o bien se remata con una pieza rígida por el exterior, o se sustituye por XPS u otro aislamiento más compacto.

Como regruesamos la fachada 8-10-12 centímetros provocamos cambios importantes en el encuentro con los huecos, las ventanas y las puertas. De esta manera debemos de cuidar el encuentro con las jamas, el dintel y sobre todo el alféizar, donde se puede acumular agua y donde, si no cambiamos las ventanas, vamos a tener que no ocultar la carpintería existente y sellarla correctamente.

Obra: vivienda unifamiliar en Foxo (Flu-or Arquitectura) foto: Héctor Santos-Díez

Comparte este artículo