Print Friendly, PDF & Email

Estamos ante una subida de precios de los materiales debido a múltiples factores. Entre ellos está el incremento del coste de la energía, la falta de stock, la escasa mano de obra… Todo esto nos lleva a buscar en la mayoría de los casos soluciones económicas, que en muchos casos no son los mejores materiales ni los mejores sistemas constructivos. En este artículo sobre cubiertas para tejados económicas hablan de los cuatro tipos más utilizados y son los que vamos a explicar a continuación.

Este tipo de soluciones prescinde de las soluciones de piezas pequeñas, como las tejas o las pizarras, pasando a grandes formatos con menos juntas, con mayor facilidad de montaje, con mano de obra menos especializada y con una facilidad asombrosa de montaje.

Tejado Sandwich

Los tejados de panel sandwich son los sistemas constructivos más habituales a la hora de cubrir grandes superficies, como naves industriales de cualquier uso. También son muy utilizados en terrazas, construcciones prefabricadas pequeñas y sistemas modulares. En cuanto a su espesor podemos determinar su mayor o menor capacidad aislante térmico y acústico.

La puesta en obra de este material es de las más sencillas. El propio vehículo que transporta el material puede depositar en pequeños paquetes las planchas en la cubierta. De esta manera los operarios podrán trabajar a un mismo nivel e ir colocando planchas a medida que el espacio se va cubriendo. Se pueden poner de pie sobre las planchas recién colocadas, puesto que su fijación mecánica se realiza al momento, sin necesidad de esperar tiempos de secado de colas, morteros u otros materiales.

Tejados de chapa

Particularmente me encanta el acabado de la minionda. La chapa metálica es una de las opciones más demandadas principalmente por su perfecto acabado y sus buenas prestaciones en cuanto a la estanqueidad. Si bien es cierto que se utiliza generalmente en naves industriales y fábricas, si se complementa con los aislamientos adecuados es una bonita solución y muy barata para otro tipo de edificios, como viviendas, garajes, etc.

Es un material que destaca por su facilidad de instalación, puesto que pesa muy poco y es manejable. El solape entre piezas es perfecto puesto que están realizadas mediante prensado sobre molde. La forma más habitual de colocarlas es con tornillos con arandelas cuadradas, con la curvatura exacta para permitir la mejor estanqueidad del sistema.

Existen diferentes acabados de estas chapas y se adaptan a multiplicidad de colores. Son utilizadas también por sus prestaciones mecánicas ya que son sistemas que tienen una buena durabilidad, resistencia a la corrosión y a las inclemencias climáticas.

Cubiertas para tejado imitación teja

Aquí empezamos a jugar… Las imitiaciones son un siempre una mentira. Aunque se consiguen acabados similares a la teja, incluso con mejores prestaciones térmicas y estéticas, puesto que el acabado es perfecto y alineado, no deja de ser un panel que imita algo que no es. A pesar de esto, son muchos los ayuntamientos que exigen acabados tradicionales y permiten este sistema como acabado alternativo.

Su utilización está extendida en el ámbito rural precisamente por esta razón. Es habitual encontrarse con estos sistemas en viviendas unifamiliares, espacios industriales de planta baja, cámaras frigoríficas y explotaciones ganaderas.

La calidad de la imitación, con múltiples acabados le ha permitido a este sistema adaptarse perfectamente al ambiente, a nivel estético. En cuanto a la durabilidad del sistema, depende de la calidad y del solape entre paneles, así como del tratamiento que se haga de todas las juntas. Como en el resto de soluciones.

Se trata de un buen aislamiento térmico y acústico cuando superamos los 80 mm. Preferiblemente en cubierta pondremos 120 mm o más, para poder entrar dentro de los parámetros exigidos por las normativas de ahorro de energía.

Particularmente considero que hay que tener en cuenta los remates perimetrales de las planchas, de tal manera que nunca se exponga el aislamiento a la intemperie, tanto por como se ve estéticamente, como por el deterioro que puede sufrir el material , tanto en las cumbreras, como en las limahoyas y en las partes bajas de la cubierta, donde en ocasiones se fijan los canalones.

Cubiertas de policarbonato

Otro concepto de cubierta, en la que pasa parcialmente la luz, se traduce en iluminación natural a la vez que se cubre e impermeabiliza el espacio. En función del número de capas de la plancha podemos determinar una mayor eficiencia o ahorro energético. No se pueden comparar con los sistemas sandwich a nivel térmico, pero si tenerlos en cuenta a la hora de crear puntos de entrada de luz en la cubierta, sustituyendo a las ventanas en tejados o a las claraboyas.

Este tipo de cubiertas suele emplearse sobre todo en terrazas, jardines, naves, porches o cobertizos, adecuándose a cualquier tipo de diseño arquitectónico y se caracteriza por su gran durabilidad, firmeza, liviandad, impermeabilidad y facilidad de moldear, brindando múltiples posibilidades. Además, las cubiertas de policarbonato ofrecen un importante aislamiento térmico, evitando la pérdida de calor, por lo que son ideales para cubrir espacios que precisan de una temperatura constante como piscinas o invernaderos.

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.