Print Friendly, PDF & Email

Hemos visto en publicaciones recientes que la rehabilitación coge ritmo en la Comunidad Valenciana frente a la obra nueva. En parte por la gran cantidad de parque residencial existente construido antes de la implantación del Código Técnico y con una gran demanda de medidas de ahorro de energía.

Ahí está la clave.

Las empresas de construcción en Valencia están notando esta demanda. El gran motivador parece ser la inyección de fondos europeos para proyectos y construcciones que mejoren las envolventes térmicas y las instalaciones de los edificios.

Hemos observado que los cambios provocados por la subida de los precios y por la búsqueda de edificios más sostenibles económica y ambientalmente produce la necesidad de acometer obras en la envolvente.

Como comentábamos líneas arriba el parque de vivienda tiene unas características térmicas muy por debajo de los estándares recomendados por la norma como mínimos. Habitualmente proyectamos con unos mínimos de 10 centímetros de aislamiento en fachada o con 12 cm mínimos de aislamiento en cubierta. Pero seguimos hablando de mínimos.

Rehabilitación de fachadas

Cuando estudiamos los bloques residenciales construidos en España, la gran mayoría han sido construidos con doble hoja de ladrillo, en muchos casos con una cámara de aire sin aislamiento o con unos escasos centímetros de poliestireno. El cambio que necestan estas construcciones es conceptual, que se traduce en otra forma de entender la construcción y en la que el aislamiento será el elemento principal.

Cuando hablamos de aislamiento de fachada debemos de pensar en el aislamiento por el exterior, el más factible y más efectivo ya que cubre toda la envolvente conservando la fachada protegiendo la hoja exterior.

Las soluciones constructivas que nos permiten aislar los edificios residenciales y las viviendas unifamiliares son principalmente dos (con cientos de matices y variaciones de material y color).

SATE: Sistema de aislamiento térmico por el exterior

El aislamiento por el exterior conocido como SATE se basa en paneles de aislamiento térmico, generalmente poliestireno expandido que se reviste con mortero acrílico, con uno o varios colores. Existen otros paneles (poliestireno extruido, lana de roca, corcho, fibra de vidrio…). Se trata de un sistema efectivo en el ahorro energético cuando se combina con cambios de carpintería.

Es interesante aprovechar las obras en la parte opaca, para cambiar o añadir carpinterías exteriores. Las soluciones exteriores se basan en morteros de colores. Las soluciones son más escasas que con las fachadas trasventiladas.

fachada rehabilitada en A Coruña – fuente Flu-or Arquitectura

Fachada trasventilada

La fachada trasventilada nos permite tener una mayor cantidad de revestimientos que se colocan exteriormente a la hoja exterior, y que se colocan en general sobre un sistema de rastreles. El aislamiento se coloca pegado o fijado mecánicamente al soporte entre los rastreles. Los acabados pueden ser de paneles (aluminio, composite, tableros de madera, madera-cemento, resinas, grc…)

colocación de rastreles para fijación de bandejas de composite
colocación de fachada trasventilada – fuente Flu-or Arquitectura

¿Quién impulsa este movimiento de rehabilitación?

El pasado mes de octubre de 2021 el ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) activó la primera transferencia de 1.151 millones de euros a las comunidades autónomas para rehabilitación residencial.

Este importe forma parte de los 4.420 millones de euros incluidos en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) para impulsar la regeneración residencial a nivel barrio, edificio y vivienda. La cantidad de 1.151 millones de euros se corresponde con la primera anualidad de los 2.970 millones de euros que se van a trasladar a los gobiernos regionales con cargo a los fondos europeos.

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.