Print Friendly, PDF & Email

Una plegadora de chapa es una máquina que ha sido diseñada para plegar o deformar la chapa metálica. Este es un proceso en el que la chapa se irá plegando hasta alcanzar el ángulo de torsión que se necesita para el trabajo de plegado. Es posible debido a la existencia de las herramientas de plegado como el punzón y la matriz que serán capaces de ejercer una determinada fuerza de plegado accionado la plegadora de chapa por parte del operario.

En este artículo vamos a entrar en detalle sobre el funcionamiento de una plegadora de chapa y conoceremos los tipos de plegado que se suelen utilizar.

Funcionamiento de una plegadora de chapa

El plegado de la chapa consiste en conseguir que una chapa o lámina metálica adquiera una forma específica. Para ello, se la someterá a lo que se conoce como deformación  de chapa.

Debido a la cantidad de fuerza que se necesita para llevar a cabo este proceso, se necesitará lo que se conoce como una plegadora de chapa de gran precisión. Cuando se activa, el punzón y la matriz de plegado harán una presión sobre la chapa metálica que se quiera plegar hasta lograr la forma y torsión  deseada.

La chapa metálica se coloca entre la matriz y el punzón y se producirá el plegado debido a la fuerza de la presión.

El uso más habitual que se le suele dar a una plegadora de chapa consiste en la creación de ángulos en chapas metálicas. Por ejemplo, podrían crearse elementos que formen parte de muebles, se podrían integrar en techos, fachadas, en elementos para insonorizar entornos, etc.

Todo dependerá de las necesidades que se tengan y del material que se utilice.

Entre los materiales más utilizados, podemos encontrar los aceros inoxidables, hierro y aluminio.

¿Qué tipos de plegado existen?

Existen 3 grandes tipos de plegado que vamos a describir a lo largo de esta sección:

1.    Plegado a fondo

En el plegado a fondo, la chapa se irá presentando contra los extremos de la ‘V’. Habrá un espacio de aire entre el fondo de la V y entre la chapa.

Dependiendo del ángulo de plegado que se necesite, y considerando el espesor de la chapa, se necesitará un juego de herramientas diferentes (Punzón y Matriz). Y lo mismo pasará si se necesitan utilizar distintos materiales.

Cada herramienta puede trabajar con un ángulo de plegado determinado que habrá que consultar previamente con la oficina técnica o el estudio de cada proyecto de plegado.

Usando el sistema de plegado a fondo, el material que forma la chapa se irá deformando debido a la acción del punzón hasta cubrir el fondo de la V. Será necesario contar con un tonelaje comprendido entre 5-10 veces más elevado que el plegado a fondo. El resultado de la presión provocará una deformación que será permanente, con un retorno elástico que será prácticamente 0.

2.    Plegado al aire

En la situación del plegado al aire, la chapa será presionada por el punzón en la obertura de la matriz, con la particularidad de que no llegará a tocar la zona inferior.

No será indispensable que el radio del punzón y el ángulo V tengan el mismo tamaño.

Una de las grandes ventajas del plegado al aire es que con la misma combinación de herramienta se pueden plegar distintos materiales y trabajar con muchos espesores.

Sin embargo, si lo que se busca es la máxima precisión, el plegado a fondo es mucho más interesante.

3.    Estampado

Con el tipo de plegado estampado será crucial usar matrices y punzones que sean del mismo ángulo que el material.

La principal característica de este método es la alta precisión que se consigue.

Funciones avanzadas de las plegadoras

Las Prensas plegadoras de chapa, como otras tantas herramientas, han evolucionado mucho en los últimos años. Ahora es posible encontrar modelos con funciones de última generación que facilitarán el trabajo y harán cosas que antes serían impensables.

A modo de curiosidad, aquí tienes algunas de las opciones añadidas que complementan las plegadoras:

  • Sistema de control de ángulo: es un accesorio que permite ajustar el ángulo de plegado tal y como se necesite. Se tarda bastante tiempo en conseguirlo, pero es crucial para trabajos en donde se precise de mucha precisión.
  • Acompañadores de chapa: los acompañadores son un tipo de prestación clave a la hora de operar con piezas de gran tamaño o de gran peso.
  • Mesas de compensación: se emplean para compensar las flexiones de la trancha. Ayudan a lograr el mismo ángulo de plegado en toda la longitud del trabajo.
  • Robot: el robot se recomienda para trabajar con series medias y largas que requieran de una importante uniformidad. Ayuda a la automatización del trabajo, ya que el robot se encargará de hacer el esfuerzo en lugar de los operarios.
  • Amarres rápidos: consiguen un rápido cambio de utillajes. Es una buena opción para entidades que operan son series cortas.

Ahora ya sabes cómo trabaja una plegadora de chapa y las principales particularidades de este tipo de trabajo.

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.