Print Friendly, PDF & Email

Hace muy poco tiempo que vimos como aquella época en la que se dibujabn plantillas y se llevaban al herrero para fabricar piezas especiales. La mecanización del corte empezó mucho antes en la industria automobilística y en el armamento, pero poco a poco el mundo de la ingeniería civil y la construcción se adueñaron de las ventajas de los cortes láser.

En plataformas como laserboost se puede encargar una pieza en pocos minutos y recibirla a los pocos días con las medidas exactas. Eso sí, pasa como con las plantillas, el dibujo base tiene que estar bien hecho.

Pero podemos ir un poco más allá. Hoy en día no solamente podemos disponer de estas herramientas aquellos que estamos dentro de la industria constructiva. Actualmente es posible que cualquier persona pueda enviar un dibujo vectorial en un archivo (.dwg, .pdf, .ai, etc) y recibir su diseño, su prototipo, su pieza que ya no existe en el mercado y la ha copiado, su invento o alguna prueba previa a la impresión de una gran cantidad de piezas.

En este tipo de plataformas se puede solicitar la fabricación de una pieza hasta paquetes de miles de piezas. La digitalización del proceso permite la comunicación directa del usuario con el cortador final, como si de un herrero de toda la vida se tratase. La comunicación y la complicidad del diseñador y del trabajador manual todavía se puede mantener.

Este tipo de piezas cortadas con láser destacan por su precisión y acabado. Los cortes son rectos y sin rebabas extrañas. A diferencia de las piezas fabricadas a mano que necesitan mucha mano de obra para rematar de la misma manera los bordes y sobre todo las curvas y los ángulos exactos.

Permite la fabricación en serie de piezas exactamente iguales, cosa que el trabajador manual nunca lo consigue. Las tolerancias del corte láser son despreciables para la inmensa mayoría de piezas utilizadas en construcción donde la buena precisión se puede considerar cuando hablamos de décimas de milímetro, que en el corte láser pasan a ser centésimas de milímetro.

¿Qué metales se pueden cortar con láser?

Se puede cortar prácticamente cualquier material, aunque dentro de los metales los más comunes son:

  •  Acero al carbono
  •  Acero Galvanizado
  •  Acero Inoxidable
  •  Aluminio
  •  Latón

Hay fabricantes que no recomiendan el cobre ni las aleaciones con espesores de más de 10 mm. En este caso se puede recurrir a las últimas tecnologías láser o a corte por agua.

¿Cómo puedo hacer placas personalizadas?

Todo lo que se necesita hoy en día para personalizar una plancha metálica es un corte láser y el dibujo en el formato adecuado. Las máquinas de corte láser al igual que las de control numérico para madera u otros materiales se basan en un trazado vectorial. Puedes utilizar las versiones de prueba de algunos programas que te permiten exportar archivos vectoriales, como dwg, pdf, ai, y otros reconocibles por los software de corte láser.

Si no tienes la capacidad de hacerlo tú mismo puedes contactar con diseñadores gráficos, arquitectos, delineantes, e incluso con empresas de rotulado. Con el trazado y un buen diseño puedes hacer piezas originales como pueden ser medallas, trofeos, rótulos para locales, etc…

¿Se puede hacer una mesa solamente plegando una chapa?

Si utilizas el corte láser debidamente puedes conseguir piezas fabulosas. Imagínate que es un papel con el que vas a hacer papiroflexia. Mira atentamente a la mesa más básica que tienes a tu lado. Dibuja la parte superior y las patas como una extensión de la misma, en un único plano de tal forma que al cortar y plegar se conviertan en patas rígidas.

El truco está en que el láser puede dejar solamente una marca y no atravesar del todo la pieza. De esta manera podrás hacer muescas por las que doblar y conseguir un acabado con las aristas limpias.

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.