Print Friendly, PDF & Email

Cuando hablamos de la ropa de trabajo, una prenda esencial es el calzado. Habitualmente denominamos botas de seguridad al calzado protegido para accidentes de obra. Pero por otra parte está el confort, que forma parte de la salud del trabajador. Ocho horas al día de trabajo con un calzado inapropiado desde el punto de vista de la comodidad, puede provocar problemas en los pies y en la columna, principalmente.

Existen diferentes sitios para buscarlas, como aquí donde hay una selección de botas de seguridad cómodas, para facilitar a los trabajadores su trabajo en condiciones óptimas.

Nota técnica de prevención

En las notas técnicas se ofrece una visión general de los distintos tipos de calzado destinado a la protección individual, sus componentes y especificaciones, así como su clasificación y marcado. Complementa la NTP 773 “Equipos de protección individual de pies y piernas. Calzado. Generalidades”.

La primera gran “nota” es la clasificación de los tipos de calzado, ya que no todos son iguales:

  • Calzado de seguridad: calzado que incorpora elementos para proteger al usuario de riesgos que puedan dar lugar a accidentes, está equipado con tope de seguridad para proteger la parte delantera del pie (dedos), diseñado para ofrecer protección contra el impacto cuando se ensaya con un nivel de energía de, al menos, 200 J y contra la compresión cuando
    se ensaya con una carga de, al menos, 15 kN.
  • Calzado de protección: calzado que incorpora elementos para proteger al usuario de riesgos que puedan originar accidentes, equipado con tope de seguridad para proteger la parte delantera del pie (dedos), diseñado para ofrecer protección contra el impacto cuando se ensaya con un nivel de energía de, al menos, 100 J y contra la compresión cuando se ensaya
    con una carga de, al menos, 10 kN.
  • Calzado de trabajo: calzado que incorpora elementos para proteger al usuario de riesgos que puedan dar lugar a accidentes. No garantiza protección contra el impacto y la compresión en la parte delantera
    del pie.

Dependiendo del material de fabricación podemos clasificar el calzado en dos grupos:

  • Clasificación I: calzado fabricado con cuero y otros materiales, excluidos calzados todo de caucho o todo polimérico.
  • Clasificación II: calzado todo de caucho (por ejemplo, completamente vulcanizado) o todo polimérico (por ejemplo, completamente moldeado).

Botas de seguridad para trabajos especiales

Los trabajos más exigentes requieren de un calzado más específico. Por eso la normativa incluye características específicas para trabajadores eléctricos y para bomberos.

Este calzado se clasifica en dos clases eléctricas, según la tensión nominal de la instalación en la cual o en cuya proximidad se vaya a trabajar:
• Clase 00, para utilización en instalaciones cuya tensión nominal es como máximo 500 V c.a. o 750 V c.c.;
• Clase 0, para utilización en instalaciones cuya tensión nominal es como máximo 1.000 V c.a. o 1.500 V c.c.

Existen tres tipos de calzados para ser utilizados por bomberos:
– Tipo 1: para operaciones de rescate en general, para extinción de incendios, para la intervención en la extinción de incendios que supongan fuego con combustibles vegetales tales como bosques, cultivos, plantaciones, pasto o tierras de cultivo.
– Tipo 2: para operaciones de rescate de incendios, extinción de incendios y conservación de bienes en edificios, estructuras cerradas, vehículos, recipientes u otros bienes que estén involucrados en un incendio o
situación de emergencias.
– Tipo 3: para situaciones de emergencia con materiales peligrosos que entrañen la emisión o potencial emisión al ambiente de sustancias químicas peligrosas que puedan causar muerte, daño a las personas o daño a los bienes o al medio ambiente.

Adecuado también para operaciones de rescate de incendios, para la extinción de incendios y conservación de bienes dentro de aviones, edificios, estructuras cerradas, vehículos, recipientes u otros bienes que estén involucrados en un incendio o situación de emergencia.
Este calzado para bomberos no está incluido en los equipos de protección individual especiales para ser utilizados en situaciones de alto riesgo.
El calzado debe llevar una etiqueta específica, de al menos 30 mm x 30 mm, colocada en un lugar visible en el exterior del calzado.

Comparte este artículo