Print Friendly, PDF & Email

Cualquier discontinuidad en el cerramiento de un edificio puede considerarse puente térmico, aunque con mayor o menor influencia a la hora de manifestarse como humedades, condensaciones, etc. Nos preocupa sobre todo aquellos puntos débiles de la fachada, como son los pilares que atraviesan el cerramiento, los huecos, tanto las carpinterías como su perímetro y todos los elementos que pueden estar a su alrededor, como persianas, estores, toldos…

En los cerramientos tradicionales de doble hoja de ladrillo con el aislamiento térmico en la cámara interior, habituales en las tres últimas décadas del siglo XX, cada vez que nos encontramos con un pilar tenemos una discontinuidad en el aislamiento térmico. Lo mismo sucede con los cajones de las persianas, debido a su volumen, nos dejan solamente con una hoja de ladrillo y un poco de aislamiento, si hay suerte, entre el interior y el exterior. No digamos ya cuando la persiana está por el exterior, como puede ser el caso de las persianas con función de seguridad. El frío entra por la ranura de la persiana directamente al cajón de la persiana.

La solución moderna a estas discontinuidades en el aislamiento del cerramiento del edificio es el sistema de aislamiento térmico por el exterior (SATE). El hecho de pensar en una monda de una naranja, donde el aislamiento térmico es la piel contínua que envuelve el edificio, nos garantiza un espesor contínuo, con un material que en ocasiones es difícil la fijación de otros elementos, como pueden ser las mosquiteras. El hecho de que sea un aislamiento térmico asegura que se trata de un elemento generalmente ligero, en el que no es posible fijar mecánicamente ningún sistema que sufra la intemperie.

fuente Kömmerling

Cualquier tipo de persiana que se encuentre en tiendas como Persianas Hernández, tiene la posibilidad de colocarse correctamente, sin posible puente térmico si se aisla por fuera, asegurando que el cajón tenga aislamiento térmico. La prueba de su efectividad está en las termografías que se pueden obtener cuando analizamos un cerramiento con aislamiento térmico por el exterior. Si no tenemos este sistema, y tenemos algún sistema de aislamiento con una fachada ventilada, podemos tener la misma efectividad.

La colocación de persianas en reformas

fuente e-ficiencia.com

Los sistemas de carpintería que incluyen la persiana que reducen la luz que puede entrar por el hueco debería de protegerse exteriormente reforzando el aislamiento térmico. El empleo de remates en el dintel y en las jambas ayuda a reforzar el aislamiento y reducir la discontinuidad del aislamiento.

Puede llegar a ser conveniente anchear el hueco, teniendo en cuenta la estructura del dintel, el cargadero, para no perder luz y poder añadir aislamiento térmico en las jambas, dintel y alféizar.

El procedimiento, paso a paso, para colocar una persiana en un hueco donde no existe ninguna persiana por el momento se basa en los siguientes puntos:

  • -considerar si la ventana puede reducir su entrada de luz debido a la colocación de la persiana. Si es así, las carpinterías con persiana integrada son una buena opción, pero tienen probabilidades de tener puente térmico si no se aislan exteriormente (reduciendo el hueco en fachada)
  • -Si no queremos perder luminosidad tenemos que ampliar el hueco por el interior, y hacer un cargadero dividido, de tal manera que por el interior de la fachada exista el hueco suficiente como para albergar el cajón de la persiana. En este caso si nos decidimos por estores de ocultación total podemos llegar a tener el mismo efecto perdiendo picando menos la hoja interior.
  • -Para disimular el cajón interior podemos recurrir a cualquier sistema que nos permita hacer un hueco registrable, esto es, debe de ser una «tapa» que en algunos casos puede quedar perfectamente integrada con la pared, o directamente destacarse como un elemento nuevo.
ejemplo de ventana con hueco para persiana
Comparte este artículo