Print Friendly, PDF & Email

La madera es un material sumamente versátil y que aporta un aire rústico a las piezas elaboradas con él. Sin embargo, para obtener el mejor resultado es necesario conocer cuáles son los tipos de cortes de madera que permitan aprovechar al máximo su potencial y darle el acabado deseado a la pieza de madera. Veremos que en función del corte tendremos texturas muy diferentes.

Tipos de cortes de madera

Para cortar la madera se emplean diversas herramientas como las cuchillas circulares, con la intención de lograr los diferentes tipos de cortes que brindan a este material un estilo y uso particular.

De forma general

Estos cortes se dividen en tres grandes grupos de acuerdo a la posición de la pieza de madera con respecto a la herramienta de corte. En tal sentido, es necesario conocer las superficies de la madera en su estado original.

Para ello, es útil imaginar un trozo de tronco de madera previamente cortado de forma similar a una torta, la parte superior sería la superficie transversal y la superficie radial sería la parte lateral visible al cortar una porción de esta torta imaginaria.

Por último, la superficie tangencial es apreciable cuando en lugar de cortar la madera como una porción de torta imaginaria, se realiza un corte recto atravesando el diámetro completo de la circunferencia, esa cara lateral expuesta corresponde a la superficie antes mencionada. Teniendo en cuenta esto, los cortes pueden ser realizados de las siguientes maneras:

Corte radial

Se realiza en paralelo al eje longitudinal de la pieza de madera, paralelo al radio de la madera y de forma perpendicular a los anillos de crecimiento. A partir de este corte se obtienen piezas de madera de grano visible y gran brillo, muy fuertes y con poca deformación.

Corte transversal

Se realiza al cortar de forma perpendicular con respecto al eje longitudinal de la madera, exponiendo los anillos de crecimiento y los radios de la madera si son lo suficientemente amplios. Este corte suele ser bastante resistente y aunque la madera suele tener deformaciones, sus ventajas se basan en su dureza y resistencia, más que en su apariencia prolija.

Corte tangencial

Este corte se realiza de forma paralela al eje longitudinal de la pieza de madera, perpendicular al radio y al mismo tiempo tangencial a los anillos de crecimiento. Con este corte se obtiene la máxima exposición de las vetas naturales de la madera y aunque no es el corte más resistente, si es el de mayor belleza o vistosidad.

De forma específica

De acuerdo a la disposición del corte en la superficie de la pieza original, pueden ser de las siguientes formas:

Corte radial

Se realiza en relación a los anillos de crecimiento de la madera, posicionando de forma perpendicular la herramienta de corte para exponer la veta natural de la misma, evitando las deformaciones conocidas como alabeos y fendas.

Corte de hilos encontrados

Permite utilizar la herramienta de corte en paralelo a los ejes naturales de la madera, exponiendo la mayor cantidad de vetas posible, evitando deformaciones y desperdicio del material.

Corte paralelo

Se trata de un corte sencillo, aplicado de forma recta atravesando la madera de inicio a fin, suelen presentarse algunas deformaciones pero es el método de corte más común y rápido que existe.

Corte de hilo paralelo

Emplea el posicionamiento del corte anterior con respecto a la madera y a la herramienta, sin embargo este corte solo abarca la sección central de la pieza de madera, dando como resultado otras piezas más pequeñas, del mismo tamaño y grosor pero con menos deformaciones.

Corte Cantibay

Este tipo de corte emplea formas rectas dispuestas en especie de triángulo, excluyendo el centro y los bordes de la madera para que el producto final sea lo más prolijo posible.

Corte holandés

El corte se realiza en forma de “X” o a través de cuatro cuadrantes, para sacar la mayor cantidad de material posible a la pieza de madera original.

Corte de pieza entera

Se emplea para cortar piezas de gran tamaño, aprovechando al máximo las dimensiones de la pieza original de madera y elaborando cortes más pequeños de material aprovechable con los sobrantes.

Corte en cruz

Aunque se suele desperdiciar mayor cantidad de material, este tipo de corte se enfoca en obtener piezas de mayor resistencia y se realiza en doble cruz o una cruz y una equis para obtener trozos con la menor deformación posible.

Corte encuartonado

Se aprovecha la mayor cantidad de piezas del material original, cortando primero la pieza a lo largo y luego otras más pequeñas de modo que el resultado sean cortes resistentes y con poca deformación.

Finalmente, es necesario tomar en cuenta que la calidad y efectividad de las herramientas de corte utilizadas influyen directamente en el producto final, por lo que es importante disponer de los implementos necesarios a la hora de trabajar con madera.

Comparte este artículo