Print Friendly, PDF & Email

Se termina el verano en el hemisferio norte. Nuestros muebles de exterior han estado expuestos a la intemperie durante varios meses y, aunque todavía tenemos buen tiempo es hora de recoger las terrazas y proteger el mobiliario. En el caso de los muebles de madera debemos de tener en cuenta que sería ideal que pudiesemos mantenerlos cada año. Es por eso que se redacta este artículo, con el fin de ayudarte a la hora de informarte sobre cómo se deben de mantener los acabados de los muebles colocados en el exterior. Gran parte de los productos que vamos a mencionar se encuentra en este enlace, donde puedes ver más información sobre tratamientos para madera: https://ydeco.com/tienda/tratamientos-para-madera/

Antes de ver las soluciones, vamos a entender porqué aparecen problemas en los acabados de los muebles de madera. Tenemos que concienciarnos de que se trata de un material vivo, que se mueve, y por tanto su recubrimiento sufre por causa de estos movimientos. Puedes pensar en los productos que nos echamos sobre la piel, dependiendo de la piel vamos a necesitar productos hidratantes, exfoliantes, bronceados, protectores… Si quieres ver más profuctos de fondos para madera y barnices los podrás ver en esta web .

fuente textures.com

¿Por qué se desgasta la madera en el exterior?

Hablaremos fundamentalmente de los agentes atmosféricos, como el sol, la lluvia, las heladas y también de mohos y líquenes. Obviamente el propio uso y la actividad que sufren las mesas y las sillas de exterior durante el verano las desgasta por rozamiento, aplastamiento, etc.

La radiación ultravioleta del sol provoca que la madera se reseque, por tanto altera el color de las pinturas y torna el color de la madera natural o tintada en color gris, decolorándose. Cuando los barnices son de poliuretano, sufren como si fuese una mesa de plástico, dejando la superficie más rugosa de lo deseado. En estos casos es representativo el ver si tuvieron algunos objetos fijos a lo largo del verano sobre ellos. Quedarán marcas que son la huella misma del objeto. En este caso la restauración para dejar una superficie homogénea requerirá de más tratamientos, lo vemos a continuación.

Pasos para restaurar una mesa de exterior

Antes de aplicar ningún producto, procederemos a la limpieza total de la superficie. A partir de ahí, en función de si tenemos pintura o barniz (habrá que hacer un decapado) y si tenemos lasur que ya podemos empezar realizando un lijado.

Podemos pensar en el tipo de textura que queremos para el acabado. ¿Quieres que se noten las vetas de la madera aunque esté pintada? ¿Quieres que sea totalmente lisa al tacto?

Las maderas blandas con veta marcada, como puede ser el pino o el abeto, en el momento que se cepillan con alambre, simulando un desgaste avanzado, dejan resaltes en aquellas vetas más duras. Esto da una textura natural y atractiva en algunos casos, para la que necesitamos tener un cierto cuidado a la hora de lijar y proteger la madera. Ten en cuenta que desde el momento que está así de desgastada, empezará a rozarse más por las partes duras.

Ahora llega el momento de elegir bien el producto adecuado para proteger la madera y asegurarnos de que queda bien fijado, ¿qué es mejor, una imprimación, un producto todo en uno, dejar la madera respirar o sellarla? Lo vemos ahora.

fuente textures.com

El mejor producto para proteger una mesa de jardín

Si lo que estás buscando es el tratamiento para una superficie nueva, tienes multitud de opciones para elegir: imprimación + esmalte, barniz o lasur. En cambio, si la superficie está deteriorada, lo más recomendable será lijar, aplicar selladora para madera y elegir el acabado deseado.

Como en este caso estamos hablando de un tratamiento para la madera al exterior hay que elegir un tratamiento resistente frente a la humedad y los rayos UV. A la hora de emplear un producto restaurador de la madera debes de saber que es un producto cuya función es rejuvenecer las superficies de madera y devolver el color original que tenía el objeto tratado. La teoría dice que si le aplicamos el restaurador de madera, recuperaremos el aspecto y el brillo que este tenía desde un inicio, siempre y cuando lo hayamos tratado y limpiado siguiendo los requerimientos del fabricante. Este producto repararador no sirve de acabado, sino que tenemos que aplicar un barniz, un lasur o una pintura por encima.

Los barnices de fondo sirven para proteger la madera de insectos, carcoma y hongos. Este producto, se utiliza sobre todo para tratar maderas nuevas. Ya que este, actúa como barrera impidiendo el paso de bichos que puedan afectar a la integridad de la misma. Su alta transpirabilidad y resistencia a la humedad, lo convierten en una estupenda opción para conservar todo tipo de madera.

Comparte este artículo