Print Friendly, PDF & Email

Desde que empezamos a construir y reformar cocinas con materiales como el clásico Formica, creado hace casi 100 años, ya que la empresa fue fundada en 1913, hemos visto como han aparecido diversidad de materiales y técnicas de transformación de los materiales tradicionales. De esta manera se han probado y experimentado diferentes materiales que vamos a analizar a continuación.

Este material que estaba compuesto por resinas fenólicas y papel kraft, combinadas en alta temperatura y a alta presión, se empezó a combinar con papeles decorativos y con capas de melamina en la década siguiente, en el período de entreguerras. Hoy en día estamos habituados a encontrarnos cualquier empresa de reformas de cocinas en Madrid a ver cómo utiliza módulos estandarizados sobre los que coloca una encimera de cuarzo compacto o piedra. Pero, ¿ cuánto han evolucionado estos módulos y la manera de construir el mobiliario de cocina?

Módulos habituales en las reformas de cocinas

La madera es por mucho el material preferido por excelencia en las cocinas, aunque debido a su alto precio y los acabados que necesita únicamente pueden ser adquiridos hoy en día por un pequeño grupo que pueda tener las posibilidades de pagar el precio que representa una cocina con este material. Debido a esta desventaja, muchos fabricantes optan por combinaciones de estructuras de madera (largueros y caberos) y tableros de enchapados de madera, que no son mas que tableros con una base de aglomerados mas una pequeña chapa de menos de 1mm de madera en una o ambas caras, que luego pueden ser trabajadas con barnices, como cualquier madera, y que abaratan los costos.

El material comúnmente conocido como melamina que es también en su interior un aglomerado de maderas comprimido a base de presión y unido con pegamentos (cola blanca), a las cuales se les coloca varias capas de papel prensado previamente ente ellas. Dicho papel prensado es impregnado con resinas melamínicas con un espesor aproximado de 0.25 milímetros dependiendo de la calidad del tablero. Actualmente es este el material preferido del público por su versatilidad, economía, rapidez de trabajo y dureza, ya que es de fácil limpieza y soporta bien los impactos de mediana intensidad.

Se utiliza más que nada para armar los “cajones” de los muebles, pero muchos fabricantes lo utilizan también como frentes de puertas y gavetas, ya que viene en variedad de acabados en colores sólidos y en colores que imitan madera. Se comercializa en varios espesores, desde 5mm hasta 18mm y más.

Para resolver el cubrecantos se utilizan rollos de tapacanto de PVC, que viene en presentaciones desde 0.1mm hasta 2mm de espesor, con la ventaja de que puede ser colocado a mano utilizando adhesivos de contacto o más rápidamente utilizando una maquinaria especializada para tal efecto.

Todos estos módulos se deben de rematar en los encuentros entre los módulos y la tabiquería. Lo más habitual es que lo haga una empresa de pintores .Madrid concentra una gran cantidad de reformas por lo que existe una gran cantidad de demanda en el mercado. Con la actual subida de precios de los materiales hay que mirar con cuidado las ofertas y los materiales que nos pueden ofertar las empresas.

Lo más razonable es que podamos tener tableros hidrófugos de 18 mm. Estos permiten tener uniones rígidas, alojar tiradores empotrados, guías, bisagras, etc con seguridad.

Cocina de la villa E-1027 de Eileen Grey – foto Plataforma Arquitectura

Materiales alternativos para las reformas de cocinas

Los tableros de MDF son producidos usando troncos frescos de pino, seleccionados y descortezados, provenientes de plantaciones generalmente manejadas bajo el concepto de una continua y permanente reforestación. Los rollizos se reducen a astillas, después de su previa descortazacion, las que son lavadas y posteriormente se someten a un proceso termomecánico de desfibrado. La fibra se mezcla con aditivos (resina, cera y urea) y finalmente pasa por un proceso de prensado en donde se aplica presión y temperatura dando así origen al tablero de MDF.

Muy poco común, no demasiado atractiva, pero no por eso impráctica ha sido la incursión de los muebles de cocina elaborados con interiores y puertas de metal, generalmente elaborados a base de láminas que han sido troqueladas y luego sobre ellas aplicado una pintura esmaltada y últimamente ya más tecnificada con la introducción de la pintura en polvo que se realiza en una cámara hermética con un sistema especial de aplicación electrostática.

four brown wooden chairs
Photo by Terry Magallanes on Pexels.com

Materiales para las encimeras

El vidrio templado está multiplicando la luminosidad de las cocinas. Se utiliza en los frentes de armarios y cajones, e incluso con las superficies de trabajo, donde hay que tener cuidado con los impactos. La variedad de colores que se pueden conseguir ayudan a que sea un material muy apreciado en la nueva decoración de las cocinas.

El acero inoxidable, sin embargo, tiene menos acabados y cuesta más encajarlo dentro de un diseño colorido. El color propio del acero inoxidable se combina bien con cualquier otro material, pero manteniendo su tono, que sí se puede ajustar teniendo en cuenta que puede recibir distintos tipos de pulidos (siendo mate o brillo). A pesar de lo que pueda parecer, se raya con facilidad, ¡Cuidado!

Comparte este artículo