Saltar al contenido

Lo que sucede cuando la arquitectura coquetea con la ingeniería

Print Friendly, PDF & Email

Existen diferentes interpretaciones de la función de cada profesión según el país. Distintas competencias según donde hayas obtenido el título de profesional de la arquitectura o de la ingeniería. Por esa razón existen muchas superposiciones, malentendidos, intrusismos, y maravillas. En el momento en el que las dos disciplinas se alían resultan obras mucho más completas en si mismas, con mayor lógica constructiva y en muchos casos aparecen sistemas innovadores que pasan a sentar cátedra y a copiarse como sistemas de uso habitual.

En este sentido el montaje de maquinaria industrial ha permitido el desarrollo de grandes sistemas constructivos, aportándonos frescura en el diseño de fachadas, por ejemplo, en el diseño de techos y acabados en general, además de permitirnos los mejores controles ambientales y de instalaciones.

En el artículo de hoy hablamos de varios de estos sistemas que han surgido de esta danza entre disciplinas, de estos coqueteos entre técnicos y os mostraremos algunos ejemplos conocidos (o no tanto) en los que se puede ver claramente. Además vamos a desmitificar algunos sistemas, porque no todos los bailes han sido bien acompasado, entiéndase aquí la ironía.

Vamos allá…

Sistemas surgidos entre la ingeniería y la arquitectura. Unos cuantos ejemplos

Uno de los sistemas más representativos del siglo XX puede que sea el sistema de muro cortina, envolvente de los grandes símbolos de la arquitectura de cristal. Para quien no conozca este sistema, básicamente consiste en una estructura de soporte externa que sostiene paneles de vidrio, permitiendo una fachada completamente acristalada.

Un ejemplo muy conocodo es la Torre Trump en Chicago, fue diseñada por el arquitecto Adrian Smith del estudio de arquitectura e ingeniería Skidmore, Owings and Merrill.

Torre Trump – Chicago . Fuente: wikimedia.org

Este sistema destaca principalmente por la gran transparencia y luminosidad que genera en el interior. Los paneles de vidrio del sistema de muro cortina permiten una mayor entrada de luz natural en el interior del edificio, creando espacios más luminosos y abiertos. A día de hoy, puesto que controlamos muy bien los acristalamientos, podemos decir que se garantiza un buen aislamiento térmico y acústico, incluso garantizar un confort interior. Gracias a la incorporación de láminas en las cámaras de aire, también podemos controlar la eficiencia energética, aportando control solar, baja emisividad, etc.

Otro gran invento surgido en las aguas mezcladas entre el océano de la arquitectura y el océano de la ingeniería es el techo móvil retráctil. Este invento permite controlar la exposición al sol y la lluvia en espacios exteriores. Permite por tanto abrir un estacio al cielo, y si las condiciones climáticas impiden el desarrollo de cualquier juego o actuación, el techo retráctil cubre hasta grandes estadios en cuestión de minutos.

Un buen ejemplo es el Commerzbank Arena en Frankfurt (de los arquitectos asentados en Berlín von Gerkan, Marg & Partner (gmp), y de los ingenieros Krebs und Kiefer de Karlsruhe)

fuente: uefa.com
fuente: archive.org


Esperamos que la ingeniería siga seduciendo a la arquitectura y se continúe investigando y combinado ambos mundos. Aquí mostramos más ejemplos recientes:

  • Sistema de Paneles Solares Orientables: Los paneles solares orientables pueden seguir la trayectoria del sol para maximizar la captación de energía solar. Un ejemplo es la Biblioteca de Alejandría en Egipto, diseñada por Snøhetta, que cuenta con una fachada revestida de paneles solares orientables.
  • Muros Móviles o Plegables: Los muros móviles o plegables permiten reconfigurar el espacio interior según las necesidades. El Museo de Arte Moderno (MoMA) en Nueva York, diseñado por Yoshio Taniguchi, incorpora muros móviles que pueden abrirse o cerrarse para adaptar las galerías a diferentes exposiciones.
  • Sistemas de Iluminación Dinámica: Los sistemas de iluminación dinámica pueden cambiar de color, intensidad y dirección para crear ambientes versátiles. La Ópera de Sídney, diseñada por Jørn Utzon, utiliza un sistema de iluminación dinámica en su icónico techo de conchas para crear efectos visuales impresionantes. (Aunque esta obra del ya consagrado matrimonio entre la arquitectura y la ingeniería.)
Ópera de Sidney – fuente: pxhere.com. La imagen se libera de los derechos de autor bajo Creative Commons CC0
Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *