Print Friendly, PDF & Email

Existen ocasiones en las que tenemos que recurrir a realizar un corte de hormigón en obra. Una vez ejecutada una losa, una solera o un muro de hormigón tenemos que cortarlo o perforarlo. Existen toda una serie de razones por las que tenemos que hacerlo, y diversos métodos de ejecutar estos cortes para cada una de estas razones.

Diferenciaremos fundamentalmente los cortes para juntas de retracción, los cortes completos rectos y las perforaciones, hablando de la casuística de obra que nos lleva a cada una de estas máquinas. En ocasiones puedes alquilar la maquinaria, aunque lo más probable y más efectivo es acudir a una empresa de corte de hormigón.

Vamos a diferenciar dos grandes grupos: las soluciones de emergencia y las soluciones habituales.

Las soluciones de emergencia

Imagínate que llegas a la obra y por un error de interpretación de planos se ha ejecutado un muro más alto de lo debido (como en la imagen). En este caso debemos de recurrir a una máquina de corte de hormigón que pueda fijarse en horizontal a un muro vertical. Aquí existen tres tipos:

  • corte con rail: Este sistema permite realizar corte en muros de hormigón en cualquier posición e inclinación, incluyendo aceros y ferrallas. Habitualmente el límite está en 70 cm de espesor. Es un corte con agua ya que permite refrigerar el disco a la vez que reduce el polvo de corte.
  • corte con hilo de diamante: Este sistema permite cortes de muros de hormigón de más de 70 cm. Se basa en un sistema de polea con un cable de acero, en el que están insertados unos diamantes electrodepositados. También es muy utilizado en cortes de puentes, corrección de muros y fachadas, demoliciones, etc.
  • corte con motosierra: Esta denominación general está detras de la espada de diamante o motosierra hidráulica. Este método es utilizado para realizar esquinas perpendiculares, permitiendo hacer remates perfectos.

Las soluciones habituales

Las propias unidades de obra de hormigón tienen que cortarse para garantizar su desempeño. Por ejemplo, las soleras de hormigón deben de cortarse, por lo menos en un tercio de su espesor, en tramos máximos de 5 m. En este caso existen máquinas de disco con aporte de agua, portátiles, autopropulsadas etc. En función de la cantidad de cortes y de la precisión del corte podemos elegir entre un amplio catálogo de soluciones. Este tipo de cortes se denominan juntas de retracción, ya que funcionan en el caso de que el hormigón se mueva y una vez endurecido retraiga.

Estos cortes son como las marcas que tienen las tabletas de chocolate. Si el hormigón rompe, romperá por ahí.

Los cortes en el hormigón también son habituales en las demoliciones o en las reformas de edificación. Imagínate abrir un hueco de escaleras en una losa de hormigón existente. Tenemos que recurrir a discos de diamante en sierras radiales. También es frecuente el corte en forjados de hormigón, pero en este caso hay que prever una serie de refuerzos si son biapoyados.

Las perforaciones de hormigón son frecuentes para el paso de instalaciones. Se trata de cortes con corona de diamante y perforación a rotopercusión.

Comparte este artículo