Print Friendly, PDF & Email

En construcción llamamos a las cosas por su nombre. Cuando cualquier persona no relacionada con el sector puede llamar a ciertas cosas de una forma genérica, por desconocimiento. En el mundo de las piezas pequeñas tenemos una gran variedad de opciones y de nombres con pequeños patices. En el caso de hoy hablamos de las patitas de goma o de plástico de los muebles que tienen patas metálicas. ¿Sabéis de lo que estamos hablando? Este tipo de protecciones se llaman conteras.

Los fabricantes de conteras producen diferentes piezas que funcionan en todo caso para rematar diferentes tipos de tubos metálicos (generalmente circulares, cuadrados o rectangulares) y evitar marcas en su contacto con el suelo.

Este tipo de piezas se utilizan en los extremos de los tubos metálicos, pero no sólo sirven para el contacto con el suelo, sino que pueden ser piezas de remate, y es por eso que hay una gran variedad de terminaciones, interiores y exteriores.

Formas de inserción de las conteras:

  • dentro del extremo de un tubo: exteriormente apenas se ven. Son utilizadas generalmente en las banquetas, mesas, y elementos de mobiliario con patas metálicas.
  • cubriendo el extremo de un tubo: generalmente se colocan por el exterior de los tubos metálicos. Tienen más presencia, incluso pueden ser elementos compositivos del diseño del mueble
  • tapón de tubo: simplemente para que no se vea el interior del tubo. Sirven como protección contra el ambiente exterior, entradas de agua, y como embellecedor.
  • nivelador de muebles: Las patas regulables, que sí tienen una mayor altura y por tanto se ven más, permiten evitar las incómodas cojeras de los muebles
  • embellecedores de tornillos: en ocasiones no queremos ver las cabezas de los tornillos y podemos utilizar este tipo de embellecedores para esconderlas, o para evitar que un usuario acceda a los tornillos.

Formatos de conteras

Por su color tenemos generalmente blanco y negro. Por su forma podemos diferenciar principalmente 4 tipos de tubo:

  • cuadrado (desde 10 hasta 150 mm de lado)
  • rectangular ( desde 10×20 hasta 170×50 mm)
  • ovalado (desde 15×20 hasta 30×60 mm)
  • circular (desde 10 mm de diámetro hasta 150 mm)

Aquí podemos ver cómo existen modelos con un canto grueso, con canto fino, en las conteras interiores e incluso con una rosca para permitir una nivelación con otros elementos.

¿De qué están hechas las conteras?

Los materiales más habituales son dos, y a su vez tienen dos subcategorías cada uno, atendiendo a diferentes formas de transformación del material.

LOS PLÁSTICOS – Por un lado tenemos el polietileno que se divide a su vez en polietileno de alta densidad (PEHD) y el polietileno de baja densidad (PELD). Si bien el polietileno de alta densidad se caracteriza por su rigidez y resistencia, el punto fuerte del polietileno de baja densidad es, su flexibilidad. A ella se unen otras cualidades como una buena resistencia tanto al impacto como a altas temperaturas y a sustancias químicas.

LOS CAUCHOS – Por otro lado tenemos el caucho, que se divide en caucho vulcanizado y en caucho termoplástico (TPE). La vulcanización es un proceso químico de optimización de los cauchos crudos y polímeros. A partir de la adición de azufre u otros componentes curativos y de la aplicación de calor se reducen las propiedades plásticas y se incrementa la elasticidad. Los cauchos termoplásticos son denominados de forma común «goma» o «PVC flexible».

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.