Print Friendly, PDF & Email

Ya hemos comentado alguna vez en el blog el fenómeno del home staging que cada vez más se muestra como una cualidad propia de las inmobiliarias. Esta personalización de los espacios permiten captar más clientes y mejorar las ventas. Esta oferta de soluciones de reforma tiene mucho que ver con el punto de vista arquitectónico y también constructivo, veremos cómo.

Un ejemplo de este tipo de inmobiliarias es AFIN inmobiliaria , situada en Valladolid. Sitúan esta práctica más allá del campo de la decoración, denominándolo neuromarketing. Crear situaciones posibles adaptándose al gusto de determinados clientes, meramente con accesorios y complementos bien elegidos. Los cambios que proponen vulgarmente podrían entenderse como cirugía estética o relooking, en la que posteriormente se realiza una nueva decoración y una puesta en escena.

Las inmobiliarias y el home staging

Hasta ahora cuando hablábamos de inmobiliarias pensábamos en intermediarios que publicitan y difunden oportunidades. Hoy en día están buscando ir un paso más allá, buscando la imagen y la experiencia posible, centrando el espacio y creando ambientes. Esta tarea funciona tanto en la adaptación de viviendas usadas, alquileres, como cuando esta inmobiliaria trabaja como inmobiliaria de obra nueva.

En el artículo de hoy hablamos sobre algunas de las estrategias que utilizan las inmobiliarias para cambiar el espacio, centrándonos en aquellas operaciones que tienen que ver con las características de los materiales y los sistemas constructivos.

fuente: pixabay

Dentro de las estrategias que se utilizan para crear esas atmósferas seductoras se pueden utilizar métodos para mejorar la iluminación (colores, tipología de los huecos, tipo de luminarias…) y la mejora de la distribución (colocación de mobiliario, funcionalidad, circulaciones…) y por último la decoración

Mejora de la iluminación

Es cierto que la estética cambia al igual que los gustos personales. Actualmente buscamos una mayor luminosidad en los espacios interiores y es por eso que renunciamos a elementos como cortinas, decoraciones en los huecos, con el fin de simplificar lo que aparece en el entorno de las ventanas, mejorando la entrada de luz.

Dependiendo de la posición de la ventana podemos aprovechar espacios como el alféizar o el murete bajo la ventana como espacios extra en los que colocar elementos vegetales que aportan frescura y naturalidad al espacio interior.

fuente: pixabay

Mejora de la distribución

Cuanto más espacio tenemos más cosas guardamos… La capacidad de moderación y sobriedad también debe de hacerse ver. Los espacios equilibrados y con los elementos necesarios sin llegar a la saturación se converten en buenos ejemplos de distribución de mobiliario, muy de la mano de la decoración con elementos pequeños.

Los muebles grandes como los sofás, butacones, mesas, y su posición lógica dentro de cada espacio condicionan el resto de elementos decorativos. En muchos casos tenemos la condición de la televisión como elemento central, aunque puede que a algunos clientes no les haya interesado históricamente, es cierto que la pantalla a dia de hoy tiene muchas más capacidades personalizadas, y es por eso que continúa siendo un foco dentro del espacio, al mismo nivel de lo que podía ser antiguamente la chimenea.

Los esfuerzos que hacen las nuevas inmobiliarias pasan por entender el espacio que están vendiendo y mostrar sus cualidades arquitectónicas, enseñando una forma de vivir, provocando situaciones que sean atractivas para los posibles compradores.

Comparte este artículo