Print Friendly, PDF & Email

¿Vas a empezar una obra y necesitas librar tu vivienda para poder trabajar cómodamente? ¿Tienes mucho material de construcción almacenado en casa? ¿Utilizas poco algunas herramientas voluminosas? En el artículo de hoy presentamos una posible solución a estos problemas de logística y / o almacenamiento. El hecho de poder contar con un espacio de reserva es toda una comodidad.

Los almacenes de material y herramientas que ofrecen empresas como Trastering ofrecen múltiples ventajas para autónomos y pymes, pero también para particulares: la máxima seguridad, acceso directo con vehículo, amplio horario y alquiler flexible. Puedes ver su web trastering.es y comprobar que el 100% de los almacenes están a cota de calle, con acceso directo, lo que resulta muy práctico para un profesional que quiera acceder a su box a diario o para almacenar materiales pesados o voluminosos. Consideramos que este tipo de espacios pueden ser la solución perfecta para aquellos profesionales que quieran guardar sus herramientas de trabajo o stocks con máxima seguridad.

Ventajas y funciones de los almacenes de material y herramientas

El empleo de contenedores de carga nos asegura unas buenas cualidades de almacenamiento. Se trata de recipientes capaces de ser utilizados en transporte de mercancías que poseen dimensiones normalizadas de manera que sean muy fáciles de manipular. Generalmente sirven para transporte de objetos voluminosos o pesados, pequeños vehículos, maquinaria etc, pero también sirven para estar en reposo y funcionar como almacenes.

Es incuestionable, el cambio que en la vida ha supuesto la containerización, palabra que, sin existir en nuestro diccionario, no es sino traducción del inglés de containerization, o del francés conteneurisation, que se utilizan comúnmente en la literatura acreditada de esta materia.

La containerización es la utilización a nivel mundial de un sistema multimodal o intermodal de transporte basado en el uso de los contenedores marino ISO, compuesto por éstos así como por las correspondientes y necesarias infraestructuras que de ello.

El contenedor marino, bautizado por Jonh Hunter como The Magic Box, protagonista de la containerización, es un invento que ha cambiado como decimos, nuestras vidas y nuestras economías.

fuente: tesis doctoral de María del Mar Biera García – «Construcción sostenible con contenedores» – Universidad de Sevilla, julio 2017.

fuente: Norma UNE 49750

Clasificación de los contenedores para almacenar material y herramientas

Existen, en la actualidad, dos grupos o clases de contenedores: los tipos normalizados de la Organización Internacional de Normalización (ISO), y los tipos no normalizados, existiendo una propuesta de nueva norma ISO, de muy difícil implantación, pese a sus posibles ventajas, por el desarrollo ya adquirido del tráfico de contenedores de las dimensiones actualmente normalizadas.

Contenedores Normalizados ISO: La norma ISO define, en primer lugar, los contenedores de uso general, estos son contenedores estancos, de forma rectangular, para el transporte y almacenamiento de cierto número de unidades de carga o bultos o de carga a granel, que encierran y protegen el contenido contra pérdidas o averías, que puedan ser separados del medio de transporte, manipulados como una unidad y transbordados sin necesidad de manipular nuevamente el contenido.

Contenedores que no se ajustan a Normas ISO: Algunas empresas operadoras de contenedores crearon sus propios contenedores especiales antes de aprobarse las recomendaciones de la norma ISO, con dimensiones propias y no normalizadas. A consecuencia de esto, se han estado utilizando por todo el mundo gran número de múltiple tipos de contenedores que no se ajustaban a las recomendaciones de la norma ISO.

Hoy en día se están analizando una serie de nuevas medidas como el EUROCONTENEDOR que es el adecuado para lo palets europeos, pero este tipo de modelo de contenedor está muy lejos de ser un estándar, debido a que los buques portacontenedores están preparados para transportas los contenedores convencionales. Las dimensiones de los contenedores están reguladas por la NORMA ISO 6346. Lo más extendido a nivel internacional son los contenedores de 20 y 40 pies.

Comparte este artículo