Print Friendly, PDF & Email

Hemos terminado el año 2021 con una gran presión al precio de la vivienda. Según las últimas noticias y ahora que estamos avanzando en el 2022 identificamos que: «En 2021, los costes en edificación residencial se dispararon un 23,5% frente al descenso del 3,8% que registraron en el año 2020, según refleja el Índice de Costes Directos de Construcción que anualmente elabora la constructora ACR. Un incremento que sitúa el índice en 158,77 puntos, un nuevo máximo histórico desde que se publica esta serie.» – fuente: El Confidencial.

He estado echando un vistazo a las fuentes más habituales, pero que tienen una gran base de datos. Incluso empresas constructoras a través de su web te pueden ayudar a hacerte a la idea de la realidad del mercado.

En la tabla que se muestra a continuación puedes ver los precios por comunidades sobre las viviendas a la venta. Es un precio muy orientativo al precio real de la construcción si incrementamos los costes de la propiedad. Esta base de datos la ofrece la web de Idealista como referencia sobre sus precios.

fuente: Idealista

El Banco de España explica que «la compraventa de viviendas cerró 2020 con un balance negativo, lastrada por el desplome de las transacciones en los meses iniciales de la pandemia. A pesar de este contexto, los precios de la vivienda no registraron descensos generalizados, sino que continuaron con la tendencia de desaceleración previa«.

En este momento sumamos un incremento brutal de los precios de los costes de construcción, por lo que plantea argumentos a favor a la hora de plantearse el dilema, ¿compro una casa para vivir o para reformar? Para responder a esta pregunta, pues hay que tener más argumentos, como los precios reales y la justificación de la rehabilitación o reforma.

Si consultamos otras fuentes, como tinsa, podemos ver que todavía estamos por debajo de los precios del boom inmobiliario en cuanto al coste inmobiliario de la vivienda. , ¿Pero qué pasa si queremos comprar un terreno y construir una casa? ¿Cómo están los precios?

Me imagino a los informáticos de los bancos de precios actualizando precios como locos… Es un gran problema para las constructoras, almacenes, arquitectos y sobre todo para los bolsillos.

¿Cuáles son las partidas más afectadas por los sobrecostes?

Debido al aumento de precio de los carburantes, partidas como el movimiento de tierras se ha incrementado un 20% respecto a lo inicialmente planificado hace dos años.

Por esta misma razón, también sube con fuerza la partida de cimentaciones y muros puesto que ha subido aproximadamente un 24% y se debe, fundamentalmente, al aumento de los precios del acero (1,50%) y hormigón (30%), según los últimos datos del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

Incrementos que también han repercutido en encarecimiento de la estructura de hormigón y acero (+25%). Además, el alza de los precios de los productos cerámicos se han trasladado también a la partida de albañilería y fachada (5%) . (Datos obtenidos en el artículo de elconfidencial.com y en el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana)

¿A qué nos lleva todo esto?

A preocuparnos más por los costes de la construcción y por tanto hacer obras más ajustadas, más discretas y mejor pensadas. Es aquí donde los técnicos tenemos un mayor poder de decisión y la capacidad para con menos, hacer más, o por lo menos lo mismo.

Aprovechando que estamos en la época de mayor desarrollo tecnológico informático y podemos tener un mayor control sobre la obra, es el momento oportuno para poner estas herramientas a prueba y construir bajo un nuevo paradigma.

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.