Print Friendly, PDF & Email

Si tenemos en cuenta que ya pasamos por dos grandes períodos de nuestra historia en los que el trabajo y la utilización de los metales ha cambiado fuertemente la manera de entender la construcción. Desde la primera edad de los metales en la que dominamos el hierro y el bronce y pudimos construir nuevas herramientas, provocando un avance en la facilidad de trabajo, hasta la segunda, que podría ser la revolución industrial, en la que los metales fueron puramente un elemento más de la composición arquitectónica.

Tras estos dos periodos nos encontramos con una nueva época, llena de más incertidumbre sobre su futuro, puesto que lo que realmente destaca ahora es el coste de transformación de estos metales, así como su transporte y su demanda. Hemos llegado a un momento en el que el el precio de venta de aluminio en España se ha disparado de tal manera que tenemos que pensarnos su utilización, sobre todo su reciclaje.

Fotografía de Aitor Ortiz – Plataforma Arquitectura

Cuando el precio del metal condiciona la arquitectura y la historia

El precio de los metales en construcción ha condicionado la arquitectura contemporánea, siendo muy evidente el caso del Guggenheim de Bilbao. Su revestimiento de titanio viene de su interés estético pero también basado en su precio. Las aleaciones de titanio son caras, pues el proceso de reducción para su obtención necesita ser en el vacío, para que no reaccione con otras partículas del aire. Pero son fuertes, ligeros y resistentes a la corrosión por eso pueden ser implantados en el cuerpo humano para reparar huesos. Muy comúnmente las aleaciones son con aluminio o con vanadio (Ti con 8% Al 6%V, o simplemente Ti – 6 – 4) para darle al material la capacidad de ser forjado y trabajado. Las aleaciones de titanio tienen una ductilidad limitada. Las láminas no pueden ser fácilmente dobladas hasta un radio menor de 1.5 veces su espesor. Pueden ser soldados pero con dificultad, pero se pueden unir fácilmente por difusión.

La exposición de estos materiales a la intemperie cuando están colocados como un acabado debe de cuidarse, para asegurarnos del mantenimiento de los elementos que componen el sistema, desde el acabado hasta sus anclajes. El deterioro de los elementos de fijación debe de ser una alerta en la construcción y una exigencia de mantenimiento.

anclaje de offertiles

Recientemente, una forma práctica de aplicar las reacciones PCO para solucionar los problemas derivados de la contaminación atmosférica en entornos urbanos ha sido mediante la incorporación de un semiconductor como el TiO2 en los materiales de construcción tradicionales como cemento, hormigón o morteros, dando lugar a los denominados materiales de construcción fotocatalíticos.Así, se ha comprobado que una construcción realizada con este tipo de materiales conserva inalterado durante más tiempo su aspecto estético y además contribuye a degradar los contaminantes atmosféricos presentes en el entorno. Esto es debido a que el TiO2 contenido en ellos mantiene, si no toda, al menos parte de su actividad fotocatalítica, confiriéndoles propiedades auto-limpiantes y descontaminantes.

Metodologías analíticas para la determinación de metales

El mayor conocimiento de los metales que tenemos hoy en día a través de las nuevas técnicas de análisis son nuestro apoyo a la hora de construir. Recientemente, la tesis de Carlos Mauricio Calderilla Jaime, del año 2018 «Avances en la determinación de metales basados en la técnica de análisis en flujo multijeringa e impresión 3D» tiene un capítulo dedicado a las metodologías analíticas para la determinación de los metales. En esta tesis se habla de Espectrofotometría UV-VIS, de la celda de flujo de largo paso óptico y de los métodos de preconcentración, muy interesante sobre todo a la hora de abordar las nuevas técnicas de utilización de los metales, como por ejemplo la impresión 3D.

vista de impresión 3D con metal
Comparte este artículo