Print Friendly, PDF & Email

Recientemente se ha producido un descenso en el precio de placas solares en España. Debido a la nueva regulación normativa ha proliferado el mercado que parecía difícil con aquellos “impuestos al sol”.

Como cualquier novedad, y sobre todo cuando se trata de tecnología, el coste al inicio de esta tendencia fue elevado, pero a medida que el mercado ha aceptado este tipo de energía los costes se han estabilizado.

Al final del artículo hablaremos de cuáles son los componentes de la instalación y los factores constructivos que hacen que este precio varíe, además de los costes de compa y beneficios que se obtienen.

A dia de hoy es posible adquirir paneles de una forma económica, con la posibilidad de recuperar la inversión en un plazo de 5 a 10 años, dependiendo de los modelos y la cantidad de paneles. Las webs de referencia en este campo cuentan con unas tablas orientativas, que en situaciones habituales son bastante precisos.

Para una cantidad de 5 paneles, el precio de coste (todo incluido) puede rondar los 2.800€ hasta los 3.900€. En el caso de llegar hasta 10 paneles podría llegar el coste a unos 7.100 €.

A estos precios conviene sumarles las horas de electricista y posibles modificaciones en tu instalación. Te recomiendo pedir varios presupuestos y elegir a aquellos más profesionales y que te puedan dar más garantías.

El precio de los paneles solares suele medirse en términos de coste por vatio pico (Wp). El Wp es la potencia máxima en vatios que la instalación puede alcanzar en condiciones óptimas. El Wp es la medida que nos permite comparar el rendimiento de los paneles fotovoltaicos y hacer un cálculo de la cantidad de electricidad que pueden producir en condiciones óptimas. 

Ventajas de la energía fotovoltaica sobre la energía eléctrica tradicional.

Una de las mayores ventajas es el ahorro a largo plazo. En el caso de España recuperas tu inversión en aproximadamente 6 años a un precio de 1,5€ por Wp. Es decir, si tu instalación cuesta 1,5€ por Wp, significa que tardas 6 años en recuperar la inversión.

Este tipo de instalaciones acostumbran a ser bonificadas, de manera que la inversión se puede recuperar dentro de un periodo más corto. A medida que los precios de la energía continúen subiendo, ahorrarás más y más dinero cada año. Actualmente, los precios de las instalaciones solares rondan entre 1,3€-2€ por Wp en residencias y 0,8€-1,3€ por Wp en empresas.

En el caso que hablamos antes, de 5 paneles, el rendimiento anual puede estar entre los 185 y los 385€, lo que se establece que en un período de 6 a 8 años se recupera la inversión, llegando a un ahorro en los próximos 25 años de entre 4.600 a 9.600 €.

El rendimiento se aplica a un precio de 20 céntimos por kWh. Se podría reducir más si optas a ayudas de los municipios o subvenciones.

¿Cómo instalar placas solares en una vivienda?

En primer lugar tenemos que decidir en dónde colocar el sistema. Habitualmente se colocan en la parcela o en la cubierta. En función de cómo sea la cubierta y sus pendientes (plana, con aguas favorables, o con pendiente no favorable) el sistema nos requerirá un tipo de estructura.

En el caso de las cubiertas planas, es más sencillo y seguro trabajar, aunque tiene sus inconvenientes, como las perforaciones puntuales que pueden ser necesarias y que pueden estropear la barrera impermeable.

El trabajo en las cubiertas inclinadas es más laborioso y requiere mayor grado de protección de los trabajadores frente a las caídas. Dependiendo del material de cobertura (arriba vemos las tejas) se podrán dar las circunstancias de rotura de los elementos de cubierta con mayor facilidad.

¿Cuales son los componentes a instalar?

Los paneles: su superficie y su tipología deben de ser acordes a la superficie de la vivienda y su equipamiento. Existen diversas formas de rematarlos perimetralmente de manera que se integren en la construcción.

Los inversores: son los elementos que transforman la corriente contínua generada en los paneles en corriente alterna. Es el aparato encargado del rendimiento de la instalación. Hay que considerar que algunos aparatos llegan a 20-25 dB, por lo que es habitual situarlos en sótanos, áticos, etc. Existen varios tipos (cadena, string o central).

Las protecciones: se instala un cuadro de protecciones, dependiendo de la potencia generada por los paneles. Normalmente se instala en la entrada del inversor (CC) y otra en la salida (CA) o solo una en la salida (CA).

El cable: se debe pasar el cable del tejado al interior de la casa y luego llegar a conectar la instalación al Cuadro Eléctrico de Baja Tensión (CEBT). No basta con elegir el más bonito… hay que calcularlo en función del voltaje, intensidad, longitud y aislamiento.

Comparte este artículo