Print Friendly, PDF & Email

Estamos habituados a ver el típico detalle de muro de sótano con drenaje perimetral, con su cuña drenante, su aislamiento exterior, su panel de nódulos y una lámina impermeable. ¿Realmente necesitamos esa lámina? O pongamos otro caso, un depósito de hormigón armado por ejemplo, ¿necesitaría una lámina impermeable por su interior?

La respuesta, como cabría esperar de de un gallego, es que depende; pero a fin de cuentas sí, sí es necesaria. ¿Qué me lleva a plantearme su necesidad? Pues la existencia de mejores hormigones cada día, que por sus propiedades (de laboratorio) serían capaces de funcionar y llegar a ser considerados impermeables. ¿Esto que quiere decir?

Se dice que un hormigón sin fisuras es “impermeable” si el volumen de agua que puede penetrar por un lado es menor que el volumen de agua que puede evaporarse por el otro lado. Se estima en la norma EN 206 / DIN 1048 el límite de penetración de agua para la impermeabilidad (e) en un hormigón de 50 mm.

penetracion-de-agua-hormigon-impermeable-teoria-de-construccion

Esto viene a decir que después de 5 centímetros el hormigón es impermeable, que va a depender de su composición y de su compacidad para llegar a considerarse impermeable completamente. Hablando de esto, sobre todo de la compacidad, hay que asegurarse de que el hormigón está bien ejecutado, y eso viene a ser, asegurarse de que está bien la mezcla arena cemento y agua, que los áridos son los correctos, que la temperatura de servicio ha sido la correcta, que ha tenido un vibrado según las recomendaciones de proyecto, la correcta disposición del armado de forma que evite la creación de oquedades … tantos factores que hacen inviable el poder garantizar una unidad de obra de hormigón armado ejecutado en obra. Para ello existen los «remiendos» o soluciones que protegen mejor el muro.

Tienen vital importancia las juntas de hormigonado, el tiempo que pasa entre los distintos vertidos, la clase del hormigón base con respecto del nuevo… que obligan a añadir más aditivos a la junta o a crear «venas» interiores al hormigonado en las cuales se «chutará» resina o material hidroexpansivo.

junta-penetracion-de-agua-hormigon-impermeable-teoria-de-construccion

Existen 4 niveles de aceptación del paso de agua a través de, por ejemplo, un muro:

  • Nivel 1: Se toleran algunos refuerzos para las filtraciones y la humedad (grosor mínimo del muro: 150 mm.)
  • Nivel 2: No se tolera la penetración del agua, pero sí la del vapor de agua (grosor mínimo del muro: 200 mm.)
  • Nivel 3: Ambiente seco y ventilado (grosor mínimo del muro: 250 mm.)
  • Nivel 4: Ambiente completamente seco y ventilado (grosor mínimo del muro: 300 mm.)

Además de la protección de juntas de hormigonado y de la prevención a la hora de construir correctamente, existen aditivos que añadidos uniformemente y según las recomendaciones de los fabricantes mejoran la compacidad del hormigón y por tanto su impermeabilidad.

Comparte este artículo

7 comentarios en «¿El hormigón es impermeable?»

  1. Muy buen árticulo, yo trabaje con Becsa y tenían muy buena concienciación con el uso de estos materiales disponían de seis plantas ubicadas en Castellon, esto hace que las edificaciones que realizabamos contaban con muy buenos materiales y el mejor preparado.

  2. Pingback: Uso de componentes metálicos para refuerzo estructural

  3. El futuro que ya está aquí. Se llama Impermeabilizacion por Reestructuración Molecular de los hormigones.
    Consiste en la aplicacion de un material llamado Tecafil Nano Quimic, sobre el hormigon ya fraguado. Esto desencadena una reaccion quimica con los iones de calcio libre en la masa, creando una estructura cristalografica profunda, en los espacios intermoleculares del hormigon, lo que conlleva la impermeabilidad total de la masa y una importante mejora en las caracteristicas de la misma, con aumento de resistencia a rozamiento, flexion, traccion etc. Así mismo el hormigon se convierte en autorreparable en presencia de agua. Todo el proceso está documentado con ensayos de laboratorios independientes y escuelas de arquitectura. Una auténtica pasada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.