Print Friendly, PDF & Email

No te puedo ofrecer la receta perfecta para reparar las goteras. Si puedo facilitarte la solución para prevenir su aparición , incluso una vez que han aparecido podemos llegar a atajarlas. Podemos acudir a revestimientos Endurpol y elegir una de sus soluciones de impermeabilización, pero además de eso quiero indicarte los motivos de la aparición de goteras, y cómo debes de impermeabilizar la cubierta en función de la patología.

Hay una «receta» para cada situación. Podemos utilizar un impermeabilizante con fibra de vidrio como elemento genérico, como plato principal, pero vamos a ver cómo son las guarniciones.

¿Por dónde entra el agua en la vivienda?

Por todas partes… pero cuando tenemos goteras principalmente se debe a la entrada de agua de lluvia. (Ojo, si tienes goteras cuando no llueve… pues se debe a alguna instalación de agua o a condensación interior, no le pasa nada a la cubierta) Y eso ya es comida para otro banquete.

Si el origen de la entrada de agua, de tus goteras, es en la cubierta, tenemos que ver por qué parte. Existen varios encuentros en una cubierta sensibles a la entrada de agua.

pintura impermeabilizante con fibra de vidrio

La superficie de la terraza. Muchos pavimentos de terraza están montados sobre una lámina impermeable y están formados por baldosas. Cada junta de la baldosa es un punto sensible en el momento que pierde la lechada y empieza a filtrar agua. En cualquier momento bajo las plaquetas se termina acumulando agua, que por muy poca que sea, en algún momento de cambio de temperatura, como las heladas de los pasados días en toda España, provocan roturas en la cola o en el mortero que fija las plaquetas. De esta manera la lámina impermeable queda desprotegida, y en cualquier momento se «pincha», provocando la entrada directa al interior.

aplicación de lámina impermeable con fibra de vidrio (falta impermeabilizar el zócalo hasta por lo menos 30 cm por encima de la linea del suelo)

Muretes perimetrales. Se trata de aquellos petos, barandillas, medianeras más altas que la terraza, que tienen contacto con el plano horizontal. Este encuentro entre dos planos es un punto sensible. En él se superponen dos impermeabilizaciones generalmente, y en cuanto falla una, la otra se convierte en un camino directo al interior.

Para estos dos casos existen múltiples soluciones concentradas en dos: impermeabilizar con una lámina exterior (como si de una pintura se tratase) toda la cubierta, incluyendo los paramentos verticales, o picar toda la terraza, aplicar nuevamente un mortero alisando la superficie, aplicar una nueva impermeabilización y colocar de nuevo un pavimento.

Existe una solución que no recomiendo que es la de impermeabilizar con una lámina por encima (adherida con calor u otro sistema similar) y pavimentar sobre ella. Aunque se trate de láminas específicas para terrazas y gastes un dineral en la impermeabilización y en el pavimento, no estás solucionando el problema, no más que por un par de años… Lo dice la experiencia. La superposición de capas impermeables, con elementos intermedios que desolidarizan (como pueden ser las baldosas) además de mantener el problema, provoca que el agua se pierda más y el punto de entrada al interior sea más difícil de detectar.

Elementos que sobresalen de la cubierta. Las chimeneas y las antenas son nuestro peor enemigo. Se trata de elementos que perforan la lámina impermeable o crean discontinuidades. Son puntos donde las láminas impermeables se mueven, se separan, se resquebrajan, etc… donde el agua tiende a acumularse, bien sea porque se encuentran en el sentido de evacuación del agua, como siendo origen de taladros en la propia lámina, con la consecuente entrada de agua en ambos casos.

La solución en el caso de las chimeneas es utilizar las piezas especiales para cada caso, ya sea cubierta de teja o plana. Existen las piezas apropiadas para ello. Si tienes una forma exigente, o quieres mantener tu sistema de impermeabilización aplicado con pintura también puedes, pero recuerda utilizar los refuerzos de fibra de vidrio oportunos, y asegurarte de que el producto que estás aplicando tiene una cierta elasticidad.

Imagen destacada, fotomontaje propio elaborado con fotogramas de las películas Singin’ in the Rain y Parasites.

Comparte este artículo