Print Friendly, PDF & Email

A la hora de plantearnos cómo construir un edificio nos preguntamos por su uso. En el caso de este artículo hablaremos sobre las villas, viviendas generalmente destinadas a las vacaciones, retiros, períodos de descanso, ubicadas en ambientes rurales o en la periferia de las ciudades. Este térmio que viene de la antigua Roma ha llegado a nuestros dias, extendiéndose a las haciendas de Ameria Latina y a las Estancias de Brasil y Argentina, pero con un mismo uso.

Cuando pensamos en villas en la Sella (Valencia) tenemos que considerar un tipo de asentamiento en el terreno y una adaptación a la edificación particular, muy diferente de otros ambientes. Arquitectos como Luis Barragán diseñaron villas con una estética singular. Pero la influencia de las construcciones mediterráneas llega a día de hoy a regiones tan distantes como Beverly Hills.

Emplazamiento y construcción general de una villa

Las villas se sitúan generalmente en parcelas amplias y alejadas del resto de viviendas. Por esa razón se permiten la libertad de abrirse al terreno y a las vistas, siendo viviendas con configuraciones abiertas, generalmente en L o U, formando patios a los que se abren, donde encontramos la zona de recreo, con mejor soleamiento, etc

La configuración en diferentes volúmenes suele ser recurrente en este tipo de construcción, de manera que se convierte en un conjunto estructurado en volúmenes que atienden a diferentes funciones. De manera tradicional se han construido con muros de carga, de piedra o de ladrillo dependiendo de la zona. A lo largo del siglo XX se adaptó la construcción a los sistemas de hormigón, con sistemas porticados.

Debido a su extensión a lo largo de la parcela debemos de considerar las juntas de movimiento de las construcciones, en los cambios de volumen y cada cierta distancia en función del tipo de estructura. En el momento que hay cambios en la altura del terreno debemos de preguntarnos también por el tipo de cimentación, y por la posibilidad de tener toda la cimentación a la misma cota. Si estás pensando en comprarte una villa echa un vistazo a las posibles grietas, fisuras, que puedan tener que ver con los cambios de altura en el terreno. En este caso particular te recomiendo que solicites un informe técnico del estado de la construcción.

En la zona mediterránea la cubierta habitual es la teja curva o la cubierta plana. En ambos casos la cerámica es el material favorito, con todas sus ventajas e inconvenientes. En cuanto al clima y la buena adaptación de la construcción a temas como la gota fría, nos lleva a pensar en cómo se evacúa el agua de forma correcta. Si tenemos cubierta plana debemos de garantizar una fácil evacuación del agua, ya que cuando llueve puede ser de forma intensa, y realmente es cuando necesitamos que el sistema funcione.

Complementos de la construcción de una villa

Hablando de forma genérica, los complementos tradicionales de la construcción de una villa son aquellos elementos que tienen que ver con las carpinterías. El control solar, las lamas, persianas, son los elementos característicos y que dan personalidad.

Además de formar parte de la construcción, son mecanismos vivos que requieren un buen mantenimiento, como el resto de la construcción, pero el hecho de ser elementos practicables supone una mayor preocupación por su funcionamiento.

La piscina se ha consagrado como complemento imprescindible. El placer de un baño nos lleva a incorporar dentro del diseño de los espacios exteriores una lámina de agua que aporta frescor, clase, pero también humedad y posibles patologías constructivas. La forma de construcción del vaso de la piscina debe ser acorde al terreno y a su posición en la parcela.

Comparte este artículo