Print Friendly, PDF & Email

La aerotermia nos ha sorprendido últimamente con rendimientos altísimos, por encima del 400 %. En el artículo de hoy hablaremos sobre el rendimiento de este sistema y cómo podemos aprovecharnos de su funcionamiento para tener las mejores prestaciones y aún por encima ahorrar más dinero.

El sistema funcona con un aporte eléctrico x, del cual se obtiene un rendimiento de 4x. Es de suponer que lo primero que tenemos que ver son las ofertas de electricidad para que el coste de nuestro aporte sea menor.

A partir de ahí vamos a profundizar más en el sistema y ver dónde podemos aprovechar más el rendimiento. Cuando ponemos en marcha una bomba de calor, tanto para obtener frigorías como calorías , lo que hacemos en poner en movimiento un gas y le añadimos presión. En el momento que aportamos presión a un gas obtenemos una mayor temperatura, desprende calor.

Es habitual que veamos que la aerotermia es capaz de extraer energía incluso en ambientes bajo cero, generalmente hasta -10ºC. ¿Cómo es esto posible? Realmente piensa que esa temperatura se corresponde con 263,15ºK, tenemos algo de calor. Este calor (el del aire) es el que nos sale gratis.

unidad exterior integrada en el cerramiento – Flu-or Arquitectura

¿Dónde podemos ahorrar más?

Cuando “bombeamos” calor de un medio a otro, cambiamos la temperatura, ya sea al aire o bien a un circuito de agua. En el caso de la calefacción por suelo radiante o radiadores de baja temperatura o fan-coils subimos la temperatura de ese agua y calentamos por radiación o convección.

Según este gráfico aportado por un fabricante, cuando superamos los 35ºC de temperatura de demanda no nos alcanza con el sistema de aerotermia y necesitamos un aporte energético extra. Si conseguimos que este aporte nos salga más barato, ahorrando en el precio del kW, conseguiremos un menor coste económico.

Con este planteamiento térmico, si intentamos utilizar el agua a 35º C de temperatura máxima podemos calentar teniendo rendimientos por encima del 4 de COP . Los sistemas de baja temperatura como el suelo radiante son los complementos perfectos para este sistema. A la hora de ahorrar en su instalación te puedo dar un par de consejos.

¿Cómo ahorrar con el suelo radiante?

La combinación de bomba de calor y suelo radiante parece la más efectiva. Tenemos un rendimiento alto en la fuente de calor y un sistema que funciona a baja temperatura. ¿Cual es la razón por la que queremos ahorrar? El coste elevado de la instalación.

Estamos en una época donde se disparan las ayudas a las energías renovables. No puedes dejar escapar la intención de solicitarlas si ya estás dispuesto a hacer la reforma, o si vas a instalar este sistema en tu nueva vivienda.

Aunque pueda parecer contraproducente, aumentar el aislamiento debajo del sistema de suelo radiante te provoca un mejor rendimiento del sistema ya que se pierde menos calor.

He aquí una paradoja: aumentamos el nivel de aislamiento en el edificio para que el sistema de calefacción funcione lo menos posible.

Pues si, en efecto. Tenemos que conseguir que el sistema se ponga en funcionamiento pocas veces al día. Los arranques contínuos no le “sientan” bien al sistema. Por esta razón es importante zonificar bien la vivienda según los usos y según la orientación. No es necesario tener un termostato en cada habitación, sino determinar bien cuales deben de ser las zonas con temperatura similar.

Comparte este artículo