Print Friendly, PDF & Email

En el artículo de hoy hablamos sobre las casetas que podemos comprar en cualquier superficie comercial. ¿Realmente estas casetas de jardín prefabricadas baratas son instalables en cualquier jardín? Podemos justificar su existencia como caseta de herramientas de jardín, pero hay algunas que por sus grandes dimensiones, en algunos ayuntamientos podrían considerarse superficie edificada, y por tanto podrían llegar a limitarte urbanísticamente.

Se puede comprar una caseta para cualquier uso de jardín. ¿Se pueden comprar dos y hacer una minicasa? Constructivamente si, urbanísticamente es otro tema. Consultanos en nuestro formulario o a las empresas que comercializan estos productos y que te la pueden instalar en tu jardín, patio o terraza.

glass panel white frame door
Photo by James Frid on Pexels.com

Opciones de material de las casetas de jardín

Principalmente se comercializan caetas de tres materiales. Seguro que has visto ejemplos de casetas de resina que imitan a otros materiales, como la madera. A continuación diferenciamos las características de este tipo de construcciones para que puedas elegir aquella que te resulte más adecuada para tus necesidades y para el ambiente en el que la vas a instalar.

Casetas de resina

La resina es un líquido de consistencia viscosa que al añadirle un catalizador y un acelerador endurece. Este proceso de polimerización permite tener un material duradero, resistente a impactos e impermeable.

Son casetas muy ligeras ,como una caseta para perro barata, pero de dimensiones razonables como para poder en su interior y tener almacenamiento suficiente.

Los problemas constructivos de estas casetas pueden venir provocados por desniveles en su base, puesto que no son rígidas. Al estar compuestas por pequeños elementos o paneles pueden distorsionarse y sufrir en las juntas, dejando de ser impermeables.

Por esa razón, al igual que en el resto de casetas de otros materiales, es importante tener una buena base, horizontal y en la que no se acumule agua en su base. De ser posible, lo ideal sería cuando menos disponer de una solera de hormigón armado, con un acabado liso horizontal.

brown and white wooden shed
Photo by Tobias Bjørkli on Pexels.com

Casetas de madera

El material más habitual de casetas en la construcción tradicional. Actualmente disponemos de madera tratada contra la intemperie que le permite tener una mayor durabilidad. Tratamientos como el autoclave, el cuperizado, el termotratado, hacen que el material sea «menos madera» en cuanto a las características propias del material.

Lo que se ha hecho con esta adaptación de las maderas es reducir el espesor de los materiales, y por esa razón podemos encontrar tablas de apenas 2 cm de espesor, impensable antes de la aplicación de estos tratamientos.

A diferencia que las casetas de resina, es más importante el mantenimiento. La madera necesita de tratamientos superficiales anuales. A la madera le viene muy bien el tratamiento anual con aceites, lasures y barnices.

Las estructuras de las casetas de madera son estructuras articuladas, siempre atornilladas, bien con uniones metálicas o con ensambles. Igualmente tienen menos rigidez y deben de arriostrarse para mantener en buenas condiciones la estructura a lo largo del tiempo.

grayscale photography of people in a greenhouse
Photo by Yaroslav Shuraev on Pexels.com

Casetas metálicas

Estas son las casetas con una mejor estructura, sobre todo cuanto están soldadas. Los nudos soldados son rígidos y permiten tener un menor espesor de cerramiento y de estructura para el mismo volumen de caseta.

Los acabados de chapa metálica requieren de una pintura de protección e igualmente necesitan de un cierto mantenimiento contra la oxidación, generalmente consistente en el lijado y pintado de las zonas en contacto con el suelo.

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.