Print Friendly, PDF & Email

Enfrentarse a una obra siempre supone emociones, contratiempos, esperas y desesperas… opiniones, ideas, que nos rondan en la cabeza y nos mantienen en duda durante lo que dura la obra. Sobre todo para los promotores es un momento de agobio, que se transmite a todo el equipo que forma parte del proyecto. La constructora, los técnicos y técnicas encargados del proyecto y la dirección de obra, componen un equipo que debe de tener claro el proyecto. Para conseguir un éxito rotundo en la reforma el proyecto debe de estar perfectamente definido y bien valorado por parte de la constructora.

Hoy en día, con el incremento de reformas integrales en Bilbao y otras ciudades, y con la situación de los suministros y precio de la energía es un momento importante para presupuestar correctamente la obra y prever todos los posibles incidentes que puedan aparecer. No olvidemos que en las reformas existen momentos de incertidumbre ya que por falta de catas, o de desconocimiento sobre el estado de algunos elementos importantes de la obra, como la estructura detrás de los falsos techos, o las instalaciones empotradas. En el caso de Bilbao, empresas como Reformas Ondolan son las posibles opciones para afrontar reformas integrales en Bilbao.

En este artículo hablaremos sobre mi propia experiencia en obras de reforma integrales y a continuación puedes ver algunos consejos de organización de obra y de consejos constructivos.

fotografía de Rubén Ulloa para Flu-or Arquitectura

Intervenir en una edificación existente tiene sus incertidumbres. ¿Hasta dónde tenemos que llegar con el estudio previo del estado de la construcción? ¿Sabemos si tenemos una estructura sana? ¿Qué tipo de daños puede tener la estructura y qué parte del presupuesto se va a ir en su reparación? Preguntas como esta son necesarias en el propio estudio previo del proyecto. Para estimar con mayor precisión los gastos que puede haber en obra, es importante la visita pausada y el análisis pormenorizado de los siguientes puntos.

Cubierta

En la mayor parte de los casos no vemos la cubierta. Por esa razón es previsibliemente la unidad de obra menos mantenida y tiene todas las papeletas para tener algún tipo de patología que nos puede provocar daños futuros. Es importante repasar los puntos débiles de la cubierta, como la cumbrera, limahoyas y limatesas, encuentros con las chimeneas, etc. aunque solamente vayamos a hacer obras interiores. Si evitamos entradas de aguas futura podemos ahorrarnos futuras goteras que nos vayan a estropear nuestra reforma.

Fachadas

Últimamente la mayoría de las reformas incluyen una mejora del aislamiento térmico. Nos importa la salud de la piel exterior del cerramiento y las características de adherencia. ¿Podemos fijar un aislamiento térmico por el exterior? ¿Podemos pintar directamente por encima? Lo más habitual es que tengamos que reparar fisuras.

Carpinterías exteriores

Una parte delicada de la envolvente térmica son las carpinterías. Si queremos mantener la estética exterior podemos conservarlas y añadir una doble carpintería por el interior, o prever su sustitución. Debemos de asegurarnos del perímetro de la carpintería, de la presencia de premarcos y de su impermeabilización y sellado.

Tabiquería

Las particiones interiores habitualmente se eliminan puntualmente para ampliar espacios. En ocasiones esconden instalaciones y en otras ocasiones soportan el falso techo, por lo menos su perímetro. Ten en cuenta lo que vas a eliminar y cómo hacerlo, ya que se puede dar el caso de que soporte parte del piso superior. Recuerda también que eliminar tabiques deja huella en el suelo y en el falso techo y que pueden esconder desniveles entre estancias. Es posible que se hayan realizado los tabiques y que después se hayan hecho los recrecidos. De esta manera es posible que habitaciones contiguas no tengan exactamente el mismo nivel y esto provoque diferencias de nivel en el futuro pavimento, por lo que en ocasiones hay que tener en cuenta un mortero autonivelante, o soluciones similares.

fotografía de Rubén Ulloa para Flu-or Arquitectura

Zonas húmedas

Los baños, lavanderías y cocinas tienen la mayor cantidad de instalaciones de agua y por tanto son zonas de humedad ambiental. Los falsos techos y las particiones tienen patologías relacionadas con la humedad. Si deseas conservar los elementos constructivos que delimitan las zonas húmedas ten en cuenta de que pueden desprender humedad pasado un tiempo.

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.