Uso de componentes metálicos para refuerzo estructural.

Uso de componentes metálicos para refuerzo estructural

El refuerzo estructural es uno de los temas que cuentan con una trayectoria más longeva, y que más tiempo y preocupaciones ocupan en las mentes de los expertos. También es uno de los campos con más futuro en este sector, puesto que el número de edificaciones sigue incrementándose y, lo más importante, con él, su degradación.

La labor de un ingeniero y de un arquitecto, no es añadir elementos sin control, de forma que la estructura sea lo más elaborada y compleja posible, ni tampoco eliminar todo elemento superfluo, de forma que ésta sea lo más sencilla posible. No, su labor es encontrar un equilibrio de forma que se respete una pureza y sencillez que sean naturales y orgánicas, que soporte el paso del tiempo, y que cumple su misión principal.

No obstante, es inevitable que con los años no aparezcan imperfecciones y problemas que sea necesario solucionar. Una de las estructuras más comunes son las elaboradas con hormigón, y últimamente, se está realizando el refuerzo estructural con la ayuda de elementos metálicos.

En este sentido, es muy importante realizar un trabajo de investigación inicial muy completo y profundo, para que el diseño sea lo más eficiente posible, empleando el material correcto en el sitio preciso, para intensificar y maximizar todo el potencial que cada uno de los elementos por separado es capaz de ofrecer.

Así pues, el material metálico no solo tendrá que ser el idóneo, sino que, además, éste deberá tener la forma, dimensiones y peso perfecto para que sea 100% eficaz. Para ello, el corte de metal tiene que ser exacto al milímetro, siendo necesarias además cuchillas de corte industrial.

 

Causas de los daños.

Entrando en aspectos más técnicos, es posible que los daños se hayan producido por diferentes motivos: humedades, corrosión, incendios, movimientos sísmicos o de placas tectónicas, etc. En este sentido, es importante identificar el origen del daño, así como su gravedad e impacto sobre la estructura, para tomar una decisión al respecto.

Dicha decisión puede pasar por la sustitución de los elementos dañados por otros de similares características pero diferente material (uno metálico, en este caso), cuando el daño sea grave, o por el refuerzo de la estructura con piezas que ayuden a soportar una mayor carga evitando así afectar al resto de la estructura.

Los daños en las estructuras, pueden ser de diferentes tipos: la llamada falla dúctil, cuando el daño es ocasionado debido a que en la cara inferior de la viga de soporte, comienza a ceder y se aprecia una forma curvada hacia abajo como consecuencia. Y la falla frágil, cuando el motivo se debe al incremento de las cargas, y en consecuencia la cara superior se acota como respuesta a una mayor compresión.

 

Posibles soluciones.

Respecto a las técnicas a utilizar, existen muchas, pero aquí vamos a nombrar las más comunes a la hora de realizar un refuerzo estructural con metales, para estructuras de hormigón o madera:

  • Soldadura de platablandas: se fijan, a través de una soldadura, a la viga original. Sirven de apoyo a la parte inferior, y en ocasiones, incluso a la parte superior.
  • Componentes de acero: la necesidad de refuerzo, aparece a raíz del aumento de la carga, degradación de los revestimientos, o factores como la corrosión o los incendios. Este tipo de refuerzo, es muy flexible y fácil de colocar.
  • Perfiles metálicos: ofrece diferentes tipos de refuerzo, por lo que son muy apreciados. Sirven, como en el caso anterior, tanto para los aumentos de carga, como para solucionar deterioros.
  • Las formas de instalación son múltiples, y en función de la necesidad, se puede realizar en los apoyos de las vigas, en forma de U en las caras superior e inferior…

En resumen, la utilización de componentes metálicos para como refuerzo para estructuras ofrece una gran variedad de soluciones. Es por ello que su uso se mantiene estable, e incluso va en aumento. Gracias a este tipo de soluciones, se incrementa la capacidad de carga entre un 30 y un 45% en la mayoría de casos.

Authors
ANUNCIO
Arriba