¿Quieres cambiar tu bañera por una ducha?

Hace un par de días salió en la presa gallega una noticia impactante “A Vigo sólo le queda auga para 25 días”. Aunque puede ser un título sensacionalista, da una idea de la situación en la que estamos. Es probable que el hecho de pegarse un buen baño es cada vez un lujo más caro.

Aunque cambiar la bañera por una ducha no es la solución a los problemas medioambientales, si es una manera que puede crear un hábito que mejore poco a poco las costumbres. Todo esto sumado a que esta obra, que supone un sólo día de ruidos y polvo, cambia las condiciones de accesibilidad de tu baño, es importante explicar sus ventajas, que puedes consultar también en más webs, echa un vistazo a bañeraporducha.com.

Para el día a dia podemos explicar las ventajas agrupadas en varias categorías: espacial, funcional, higiénica y durabilidad

imagen Schluter Systems

Cuando hablamos de espacio, una bañera ocupa generalmente unos 80 cm de ancho. Si queremos ducharnos, lo más probable es que necesitemos una cortina o una mampara, por lo que resta espacio útil interior a la bañera, por lo que nos quedamos con un espacio más estrecho de uso.

Para cualquier persona el hecho de pasar la pierna por encima del borde de la bañera puede ser un problema llegados determinados casos. Esto se suma a que los fondos de las bañeras no son generalmente antideslizantes, por lo que tiene más probabilidades de accidentes inesperados.

imagen aginginplace.org

Cuando hablamos de las bañeras aisladas nos encontramos recobecos difíciles de limpiar, por debajo del suelo de la bañera generalmente hay 8 – 10 cm dificilmente accesibles para limpiar a diario, al igual que no todo el mundo dispone de mucho espacio a su alrededor para limpiar.

Un factor importante a la hora de decidirse por un sistema u otro es el precio. Por norma general la bañera es más cara, tanto la pieza como su instalación, la cual no todo el mundo resuelve según las indicaciones y se producen pequeñas fisuras en los sellados, que provocan filtraciones de agua que van a ser imperceptibles hasta que el agua pase a la estancia contigua, o al piso del vecino de abajo, cuando ya es tarde. Obviamente hay que contar con que la instalación se hace por alguien profesional, pero es un sistema más susceptible de tener patologías imperceptibles, que no se ven hasta que son un problema.

Actualmente existen una infinidad de perfiles para juntas y remates del alicatado, los cuales hay que instalar y sellar según indique el fabricante, el cual proporciona el sistema completo de ducha, juntas e impermeabilizaciones en la mayoría de casos.

Luego está a tu elección si quieres un pequeño resalte o quieres mantener la continuidad del suelo del baño. En este caso hay que prever la impermeabilización hasta la altura de la ducha de todos los paramentos, y tener especial cuidado con las juntas contra la mampara, ya que son puntos delicados por los que puede salir un “hilillo” inesperado.

Authors
ANUNCIO
Arriba