¿Qué servicios ofrecen los pintores industriales?

La pintura industrial permite proteger aquellas piezas a las que sirve como soporte, de aquellas agresiones del medio, tanto físicas (golpeos, roces, desgastes…) como químicas (oxidación, humedad, disoluciones…) Por tanto los pintores industriales en Barcelona tienen que tener en cuenta características diferentes que los pintores industriales de Groenlandia; independientemente de la parte estética y cultural, en la que el color y la textura pueden ser importantes, el comportamiento de protección de la capa de acabado es vital para la duración de la pieza.

Parece que cuando hablamos de pintura industrial nos referimos a la protección de estructuras fabriles, con ambientes interiores dañinos, contaminantes, pero nada más lejos, los pintores de mobiliario o los pintores de oficinas al igual que los pintores de colegios protegen piezas enfrentadas a un uso intensivo, con uso descuidado, frente al cual la pintura debe de ser capaz de responder.

Si recuerdas las sillas de tu colegio, realizadas en tubo verde o marrón, indestructible, eso es pintura industrial. Obviamente una atmósfera agresiva es también muestra evidente de un ambiente difícil para las capas de acabado, pero quería llamar la atención sobre otro tipo de soportes más cotidianos.

La labor de un pintor no se limita solamente a la acción de pintar, sino la de preparación del soporte, en la que entra un trabajo manual y mecánico casi tan meticuloso e intenso como el propio hecho de pintar. Cuando se trata de elementos nuevos de acero, generalmente han sido lubricados exteriormente para protegerlos de la oxidación y para permitir un mejor deslizamiento de tubos. En el momento de la aplicación de la pintura, esmalte, laca… la superficie debe de desengrasarse completamente.

La particularidad de los elementos de desengrase para la limpieza de los metales es que deben de ser lo suficientemente volátiles y tener una baja toxicidad, además de , claro, un buen poder solvente de las grasas. Frente a este sistema “en seco” está el chorreo a alta presión con agua, que provoca agua con residuos, la cual habría que depurar y desgrasar, la cual no recomiendo por este motivo.

La superficie se puede preparar además por chorreado a presión, pero en lugar de agua puede ser granalla de acero, arena, que sirve para eliminar cascarrilla o herrumbre, materiales extrañamente añadidos o débilmente adheridos fruto de la fabricación en serie o no cuidadosa. Si queremos eliminar cualquier traza de contaminación, y llegar a tener un metal “blanco” uniforme, se dice que se hace un chorreado exigente, generalmente definido como Sa 3, dentro de la especificación del chorreado, donde hay diferentes grados de preparación.

Para entender también el trabajo previo a la ejecución de la capa de acabado, y posterior a la limpieza encontramos la imprimación (contacto directo con el material que hace de soporte, cuya función es servir de anclaje a las siguientes manos) y capas intermedias que se aplican sobre la imprimación que aumentan el espesor, y por tanto el grado de protección de la pintura. Hoy en día son muy utilizadas las capas intermedias de alto espesor (hasta 200 micras por mano, con las que se produce un ahorro en el proceso de aplicación.

 

Ya si, por último se aplica la capa de acabado, tradicionalmente brillante, aunque más frecuentemente se tiende a las pinturas satinadas y mate.

luissantalla

Luis M Santalla Blanco . Director de teoriadeconstruccion.net, autor en blogs como arquitecturadegalicia.eu y 9diseno. Miembro del estudio Flu-or y anteriormente del estudio MMASA   ver más sobre el autor