Propósitos constructivos de año nuevo

Print Friendly, PDF & Email

Arranca el 1 de diciembre. Tenemos un mes para preparar una lista con los propósitos personales para el año nuevo, ponernos en forma, acabar un trabajo, empezar otro, cambiar de coche…

En este mes que representa el final de la década de los 2010 también debe de ser testigo de nuestras intenciones para la construcción de la próxima década. Si estás planteándote buscar algunas oficinas en venta y lanzar tu negocio sobre construcción, este podría ser tu «heptálogo» para buscar una construcción mejor en el 2020.

Heptálogo de año nuevo

1- Recuerda, somos personas

No debes olvidar la parte humana de la construcción, el obrero será la persona encargada de realizar el proyecto. El trato cordial, la humildad, el respeto debe ser tu carácter personal ante la vida, pero sobre todo con un grupo de gente junto con los que llevarás a cabo una construcción.

2- Dibuja aquello que sepas construir

Lánzate a la obra. Si estás pensando en utilizar algún sistema constructivo nuevo ¡perfecto! pero experiméntalo, tócalo, busca muestras y entérate como funciona. La calidad de los sistemas constructivos bien proyectados marca la diferencia. Cuando un detalle constructivo es perfectamente legible demuestra el conocimiento propio de la persona que lo dibuja. Basta ya de detalles «planos».

3- Reduce la huella de carbono

Inconscientemente siempre hemos elegido materiales por su acabado, independientemente de donde fuesen, si el dinero lo permitía cualquier material podría ser importado y colocado en la obra. El comercio mundial en barco nos permite hacer la Ciudad de la Cultura de Santiago de Compostela con cuarcita brasileña. ¿Acaso no hay canteras en Galicia? Podríamos llegar a evaluar en todo caso la huella de carbono que provocará nuestra intervención y justificar un estado final de obra realmente más ecológico, con lo que se llama huella de carbono negativa, aprendamos de Bután.

4- Sinceridad constructiva

Cuando buscas una imagen final concreta, importa mucho el acabado, pero también lo que hay detrás. Si somos capaces de diseñar de tal forma que la propia construcción sea comprensible y consiga el aspecto final, es ahí cuando podremos decir que hemos resuelto bien la construcción.

5- Ecología digital

Nuestro trabajo cada día depende más de los sistemas de almacenamiento, discos duros, SAAS, IAAS, etc. Si somos capaces de reducir el peso de los archivos, trabajar en un único archivo sin duplicidades, reducir el peso de fotografías, quizá llevando la simplificación a modelos fotométricos, quien sabe. El objetivo es reducir los megas, los terabytes de información vacía.

6- El agua

Desde que hacemos un plan parcial hasta que colocamos un inodoro debemos de pensar en el agua. Las constantes crecidas de los ríos, asociadas al cambio climático, bien sea por lluvias, bien sea por su proximidad al mar nos provoca la necesidad de pensar, dónde construir y cómo construir.

7- Los vehículos

Las nuevas formas de transporte condicionan los espacios próximos a los espacios residenciales y de trabajo. El coche y el aparcamiento tal y como lo conocemos puede estar destinado a cambiar radicalmente en 10 años. Prioricemos el espacio para las personas, cambiemos el hecho de quién condiciona que, por un modo de transporte más humano adaptado a la ciudad.

Piensa que lo que queda de década son 31 días, que con nuestras acciones podremos mejorar los próximos 10 años y el futuro de la construcción y del propio planeta. Si conseguimos pensar en estos seis puntos durante este mes, ya tendremos todo asimilado para el próximo enero empezar con un nuevo plan.

Imágenes:

luissantalla

Luis M Santalla Blanco . Director de teoriadeconstruccion.net, autor en blogs como arquitecturadegalicia.eu y 9diseno. Miembro del estudio Flu-or y anteriormente del estudio MMASA   ver más sobre el autor