Poliester con refuerzo de fibra de vidrio

El PRFV o GFRP (Glass-Fiber Reinforced Plastic) se trata de un material ligero, resistente y muy fácil de moldear, por lo que es muy usado en la elaboración de piezas de formas suaves y complejas. Se pueden utilizar otros plásticos termoplásticos como vinilo y epoxi.

Entre sus desventajas se encuentran la dificultad de reciclaje, el mal comportamiento frente al fuego (además, los productos de su combustión son tóxicos), y la ausencia de normativas que regulen u orienten sobre su uso, ya que las propiedades del material varían notablemente dependiendo del proceso de elaboración, la cantidad de fibra, y el tipo de resina empleado.

Las propiedades mecánicas dependen esencialmente de la cantidad y disposición de la fibra de vidrio. La resistencia a tracción del material puede oscilar desde los 500 kg/cm2 con vidrio proyectado, hasta alcanzar los 10.000 kg/cm2 con vidrio unidireccional al 90% en peso.1 En presencia de esfuerzos, este material compuesto  presenta una fatiga estructural que disminuye su resistencia aproximadamente un 1% anual.

Por contra, el resto de propiedades (durabilidad, resistencia a la abrasión, etc.) dependerán fundamentalmente del tipo de resina. Dependiendo de ésta, el material podrá soportar temperaturas entre 125 °C y 300 °C.

Productos que usan ese material compuesto

Las rejillas moldeadas en PRFV tienen generalmente un paso de malla cuadrado. Las almas portantes transcurren en ambas direcciones a lo largo de toda su altura. De este modo se obtiene una capacidad de carga uniforme en ambas direcciones.

Estas rejillas de poliéster reforzado con fibras de vidrio están concebidas para entornos industriales y lugares públicos en los cuales la resistencia a la corrosión es particularmente importante. Son de fácil y rápida instalación, soportan un alto nivel de carga y garantizan de ese modo más seguridad y más sensación de comodidad al andar.

Tienen resistencia permanente a las influencias ambientales y a la corrosión: gracias a su alta resistencia al ambiente y a sus propiedades anticorrosivas frente a los ácidos y otros productos químicos, las rejillas de PRFV le odrecen una máxima seguridad durante toda su utilización.

Dependiendo del origen del plástico (si es epoxi o vinilo) sufren desde el punto de vista del fuego. Pueden tener tratamientos autoextinguibles.

luissantalla

Luis M Santalla Blanco . Director de teoriadeconstruccion.net, autor en blogs como arquitecturadegalicia.eu y 9diseno. Miembro del estudio Flu-or y anteriormente del estudio MMASA   ver más sobre el autor