Es momento de pensar en la piscina

¿Por qué ahora? – Pues porque estamos a tiempo de pensar cómo queremos tener la piscina, ejecutarla y equiparla para no llegar tarde y poder disfrutar de ella todo el verano. A continuación os explico mis razones para decidiros por un sistema constructivo u otro, y además de algunos consejos sobre cómo equiparla.

De primeras, pensar en una casa con piscina, pues es todo un lujo, pero hay que pensar en la permanencia de la instalación y en su buen mantenimiento. Aunque no es un gasto excesivo, si que requiere de dedicación y un cierto conocimiento sobre cómo cuidarla para que no se convierta en foco de humedad, líquenes, u otros. Es por eso que muchas veces nos podemos decantar por soluciones no permanentes, de manera que tienes una piscina desmontable de superficie, que se instala en una semana y se desmonta acabado el buen tiempo, dejando espacio en el jardín. Mi consejo es pensar en los días efectivos de uso a lo largo del año, y a lo largo de los años sucesivos.

Cuando nos decidimos por una piscina permanente, podemos elegir, más allá de los acabados de la playa o alicatados interiores, que hay para aburrirnos a mirar muestras y catálogos, es aconsejable pensar en cómo es la estructura de la piscina, y entender los criterios a seguir para decidirnos por una u otra solución.

Todas las soluciones tienen en común la solera sobre la que se apoyará la piscina, generalmente con zahorra en su base o un buen compactado previo. A partir de ahí varía la forma de construir el vaso, con muros de hormigón o bloque o ladrillo, con múltiples opciones.

Las opciones de muro de hormigón se pueden resumir en dos, muro de hormigón encofrado a dos caras o muro de hormigón por gunitado (proyectado de hormigón sobre tabicones de ladrillo o bloque) Son las soluciones más moldeables si buscas un diseño muy particular, y las más duraderas a lo largo de los años.

Las alternativas de vasos prefabricados también son una buena opción, aunque ojo, las paredes finas (de plástico o fibra de vidrio) se van a mover con los empujes que se producen sobre ellas, es por esta razón que se recomienda no vaciarlas del todo, renovando el agua, pero nunca se suele vaciar menos de un tercio de su capacidad.

Todas las opciones se pueden alicatar con piezas porcelánicas, esmaltadas o con liner (lámina de PVC moldeable). Esta última solución tiene los inconvenientes de que no es compatible con todos los productos de limpieza. Y ya puestos, hablando de limpieza, hablemos de la depuradora para piscinas. Generalmente se dispone de una gran arqueta donde se alojan los filtros y la bomba, además de la caja de registro eléctrico, llaves de paso… etc.  Como suele ser molesto el ruido (zumbido) se aleja de la zona de playa, o se coloca sobre ella una tapa más pesada, de manera que no se escuche, aunque a la hora de acceder a su interior, pues hay que lidiar con una tapa pesada, además de que es difícil de integrar en los acabados exteriores de un jardín.

Para mantener en un buen estado la depuradora, le podemos echar una mano con el uso de un  robot de piscina , que nos limpia el fondo de arenas, pelo, piel, que podemos recoger antes de que vaya a los filtros, o que por la circulación habitual del agua (de ahí el cuidado con la colocación de los desagües, impulsores y skimmers) se queden zonas con poca circulación de agua, y por tanto, se convierten en zonas donde se van sedimentando residuos.

 

Authors
Arriba