Medidas tradicionales

varas, codos, alfabas y celemines.

Una vez instaurado el sistema internacional de unidades, en favor de medidas decimales, fácilmente calculables, pero dificilmente apreciables una vez que se sube en escala. Con esto fueron difuminadas del uso habitual dimensiones familiares a la gente, que tenían que ver con las medidas humanas, con las acciones humanas o con objetos en el caso de las medidas lineares, o con productividad de terrenos en el caso de las medidas de superficie.

Así, este artículo recoge medidas que han tenido que ver con el replanteo en terrenos, tanto en la ubicación de construcciones, abastecimiento de agua del terreno y medidas en construcción. Se hace una aproximación al sistema internacional de unidades de forma que se haga una comparativa permanente.

Para empezar, se señalan las medidas que primero surgieron, con base antropométrica.  Como primer indicio de esto se encontró el mas antiguo de los patrones de medición, el llamado “pié de Gudeo”, gobernador de Lagash en el año 2575 A.C. grabado en una estatua a este efecto, con sus ubdivisiones, lo cual la hace aparecer como una regla graduada. Esta reliquia única se encuentra en el Museo del Louvre. Tiene dicho pié 26,45 cm y se encuentra dividido en 16 partes. En el caso de Egipto, aproximadamente en el 3000 A.C. se utilizaba un sistema decimal, pero como desconocían una notación de posición, cada signo se repetía el número de veces que correspondía al objeto medido. Se encontró un “patrón” grabado en. un cubo de mármol negro, finamente pulido y con dos trazos que separaban la distancia básica del sistema, el “codo maestro”, también llamado “auna faraónico” o “cúbito egipcio”, de 0,45m., con el cual se comparaban y calibraban las “varas” para las mediciones.

Entre las más antiguas unidades Arabes que han llegado hasta nosotros, se encuentra como básica la “Crin de Camello”, 2 crines se designan como un “Grano de Cebada”, 6 granos equivalen a 1 “Dedo” y 4 dedos conforman un “Puño”, en tanto que 8 puños eterminan
un “Escudo”, para finalmente 4.000 escudos formar una “Milla”.

En España, derivando del latín y del árabe, llegan a nosotros palabras fruto del uso tradicional. En los enlaces de la parte inferior se pueden consultar catálogos y libros que recogen de forma pormenorizada todas las dimensiones y sus equivalencias. Pero vamos a destacar el celemín, la tahulla como medidas de superficie.

Como medida superficial, el celemín aparece en  Andalucía y se declara para cultivos de vega o regadío y excepcionalmente para cultivos de secano, especialmente en Granada y Almería. Su extensión es muy variable, oscilando entre las 98 varas (68 m2) y 2450 varas (1712 m2).

La Tahúlla es una medida para tierras de vega o regadío, localizadas sobre todo en Almería y Murcia, que se definen unánimemente (según encuestas realizadas por la Junta de Andalucía) como un cuadrado de 40 varas de lado, lo que supone 1600 varas cuadradas o 1117,9794 metros cuadrados.

Estas dos medidas están en función de la vara, que de la misma forma varía de una región a otra, pero que se aproxima a 83,5cm.

Cabe destacar medidas de superficie asociadas a la productividad del terreno, como la alfaba (en función del agua contenida en el terreno disminuía o aumentaba) y el ferrado, que depende de la productividad de la tierra.

Todas estas medidas entorpecen el vocabulario actual, hacen imposible la comunicación de medidas para la construcción, pero son fruto de la experiencia de la gente que trabaja la tierra y la construcción.

Como anécdota, en general las medidas de los muros de piedra en construcción, eran medidos por “brazas”, aproximadamente dos varas, pero dependían de la envergadura del hombre que medía.

luissantalla

Luis M Santalla Blanco . Director de teoriadeconstruccion.net, autor en blogs como arquitecturadegalicia.eu y 9diseno. Miembro del estudio Flu-or y anteriormente del estudio MMASA   ver más sobre el autor