Las mudanzas a la costa

No nos extraña esta imagen. Una familia americana decide mover su vivienda a una nueva parcela, el último exponente de la mudanza. Ahora que vuelve el verano, no es extraño el ver como familias enteras van a pasar sus vacaciones a lugares con costa, no es extraño ver mudanzas en toda la Costa del Sol, aunque con el clima que tenemos, casi cualquier punto de costa viene a atraer a visitantes primerizos y reincidentes.

Cuando intentamos llevar un modelo de vivienda a otro lugar, a otro clima podemos estar equivocándonos de concepto, ya que el clima, o por lo menos las condiciones propias del lugar van a ser diferentes. En primera linea de costa las condiciones de viento y exposición al salitre provocan que los materiales duren menos, oxiden, cambien de color, se pierden antes los sellados…

Es por esto que las soluciones en los lugares con costa, pero con exposición a fuertes condiciones de intemperie durante el invierno tienen galerías, cierres permanentes que funcionan como una doble piel, que se trata de una solución térmica y de aprovechamiento de espacio. En los lugares de costa con un clima más moderado se acostumbran a colocar otras soluciones, como las cortinas de cristal, que protegen los muebles de terraza de la lluvia.

Tenemos que tener en cuenta que no es exclusivamente el agua de lluvia la que puede traer salitre, muchas veces cuando vamos y venimos a la playa traemos con nosotros arena, en múltiples objetos, que muchas veces los apilamos sin un lavado previo, lo que en muchos casos es nefasto para los armarios, carpinterías metálicas, etc… Si estamos de mudanza, desde luego me alquilaría antes un trastero temporal.

En el ejemplo «salvaje» de cambiar una casa de sitio, muchas veces visto en programas de la tele, existe el momento de desconexión de instalaciones. Particularmente opino que es la parte más delicada del desplazamiento, pero lo mismo sucede con las casas prefabricadas «a estrenar»; desde la acometida de agua hasta los focos led, cualquier instalación es susceptible de sufrir movimientos. Aunque soy fan de los objetos móviles, transformers, escaleras escamoteables y demás, el hecho del transporte de toda la vivienda montada me sigue chocando.

Además de las instalaciones, sobre todo me interesa la estructura de la vivienda.

Nunca he visto en primera persona este tipo de transporte. Está claro que no hay muchos acelerones y frenazos, pero la construcción sufre una especie de «sismo» continuo, esfuerzos horizontales en repetidas veces, durante horas. La construcción de madera, generalmente con estructura de balloon frame puede sufrir movimientos en todos sus encuentros. Me gustaría conocer cómo se comporta la vivienda cuando, por ejemplo se sube una cuesta, aunque sea muy tendida.

Me he pasado un buen rato buscando información sobre algún posible estudio sobre el comportamiento de la estructura durante el transporte, no sería extraño poder ver un gráfico con las tensiones, colocando unas galgas, se me ocurre. ¿Conocéis algún estudio sobre esto? ¿Cómo se justifica el cumplimiento de la estructura después de un transporte así?

luissantalla

Luis M Santalla Blanco . Director de teoriadeconstruccion.net, autor en blogs como arquitecturadegalicia.eu y 9diseno. Miembro del estudio Flu-or y anteriormente del estudio MMASA   ver más sobre el autor