Abrir un hueco en muro de carga de piedra tradicional – ¿dónde está el mampostero?

A partir de distintos trabajos que he tenido que realizar y revisar me he dado cuenta de que poco a poco ha desaparecido una figura clásica en los gremios de construcción. El encargado de construir con muros de piedra, de buscar la “cara buena” a piedras irregulares, colocándolas sin apenas mortero, elevando grandes pesos hasta partes elevadas del muro…

Estas cosas nos llaman la atención hoy en día cuando estudiamos cualquier casa tradicional perdida en cualquier sitio. Existían auténticos profesionales y “artistas” que careaban muros de piedra como nadie. Hoy en día, por distintas razones, cambios de uso, rehabilitaciones, proyectos varios… necesitamos acometer estos muros y abrirles un hueco, algo para lo que en un principio, no han sido construidos.

Si libremente abrimos un hueco retirando piedras cual perro excava buscando un hueso enterrado, lo más probable es que el muro se nos derrumbe. Se producen nuevas tensiones, tanto compresiones como flexiones para las que el muro no está preparado, ya que está compuesto de “pequeños elementos” (en comparación con el hueco que generalmente queremos abrir) que por falta de cohesión se vienen abajo.

Para resolver este problema, lo importante es garantizar la estabilidad de la parte superior del hueco que vamos a abrir, contener las jambas del hueco y del dintel.

No hay ninguna forma de proceder específica. Depende mucho de la dureza de los materiales, de las juntas existentes, del espesor total del muro… Cada maestrillo tiene su librillo, pero hay una serie de pasos que se deben seguir y que servirán para explicar en qué debe basarse una obra como la apertura de un hueco en un muro de piedra.

Retirada de enfoscado, recebo u otros

Se conseguirán ver todas las piedras de la zona donde se abrirá el hueco, incluyendo un margen de unos 50 cm a cada lado, sobre todo hacia arriba. Esto se realizará en ambas caras del muro.

Replanteo del hueco

Se procederá a ubicar el hueco y dimensionarlo. Debido a las características del muro se vea alterada la dimensión y colocación del hueco.

Primera perforación

Se realizarán distintas perforaciones a lo largo del cargadero del hueco que se va a realizar, teniendo en cuenta un margen para colocar un cargadero posteriormente, justo por debajo de los huecos que se perforan en este momento, en lo que se introducirán una serie de vigas, correas, perfiles (según esfuerzos calculados que vaya a soportar)

Apuntalado

Los perfiles que se introducen en el paso anterior deben de apuntalarse por ambas caras del muro. Esto permitirá sostener la parte superior del hueco en el momento que se comience a retirar la piedra. Dependiendo del peso y de la altura a la que nos situemos podrá ser necesario pensar en apuntalados sucesivos, es decir, si se está apoyando en un forjado, además de colocar algo de base para que reparta mejor el peso, puede ser conveniente transmitir cargas apuntalando los pisos inferiores.

Retirada de material

Cuidadosamente se retirarán aquellas piedras que el trabajador (obviamente alguien cualificado) vaya determinando. En este momento se tendrá especial atención a la aparición de grietas, movimientos no controlados, que provocarán nuevos apuntalamientos o si fuese el caso a la modificación del hueco final.

Cargadero

Dependiendo de la solución (bloque de hormigón, losa de hormigón, elementos prefabricados, vigas de acero…) montando 20 cm (dependiendo del hueco) a cada lado del mismo.

Remate

Una vez construido el cargadero se reforzarán los laterales (jambas) y la base del hueco (alféizar) . Se respetarán los tiempos de secado en caso de utilizar hormigones y morteros. Por último se retirará el encofrado y  se procederán a cintar las juntas entre los nuevos componentes del hueco.

Otros comentarios sobre este tema en blogs que sigo:

Teoría

Authors
ANUNCIO
Arriba