Las herramientas de cada uno

Print Friendly, PDF & Email

Lo adelantaba en algún artículo anterior: cada vez conocemos menos los materiales, las herramientas, es decir, por su nombre. La proliferación de infinidad de imitaciones de materiales, la confusión a la hora de llamarles por su denominación específica… Las búsquedas en internet sin contenido semántico nos llevan a perder mucho vocabulario, antiguamente recogido en diccionarios visuales, en publicaciones impresas.

Si visitamos modrego Hogar, por mencionar alguna de las ferreterías online, intuimos unas categorías principales, ordenadas por categorías y profesiones, con la complejidad que eso tiene. Es probable que ciertas herramientas se utilicen en una única profesión, y que salgan en los manuales específicos (que de esos si hay muchos) de cada temática.

Sobre las herramientas y el conocimiento de los materiales decía el arquitecto Oiza que «sabe más un carpintero sobre la madera de una estaca que un biólogo que la analiza al microscopio y no la toca», quédate con eso.

Echo de menos un tratado de construcción completo, en el que aparezca desde lo más básico de los morteros de cal, hasta la utilización de los vidrios electrocrómicos en la construcción, pasando por explicar las herramientas e instrumentos, con su nombre tradicional, que a dia de hoy están en la caja de herramientas de cada uno, creo que sin un nombre bien llamado, incluso me atrevería a decir que necesitaríamos etiquetas en cada una…

Recojo aquí algunas de las herramientas que me han resultado interesantes a la hora de entender cada profesión y su verdadero nombre.

Deja de decir: pásame el chisme ese!

Las tres palabras que vienen a continuación tienen que ver con la mano del albañil, con la más diestra y con la menos diestra (ahora me explico). Son términos muy confundidos en las redes, incluso, el último «esparavel» no aparece en la wikipedia como herramienta. Es cierto que soy hijo de albañil y tengo posibles «contaminaciones» de como les llamaban en obra, pero me he informado bien antes de publicarlo. 🙂

llana

Llana

Una llana es una herramienta construida en metal, es una chapa perfectamente plana y tiene un mango de madera o plástico que puede ser abierto o cerrado. La llana se utiliza tanto en paredes como en suelos, principalmente para aplicar, distribuir y alisar el enfoscado y el enlucido.

La forma y tamaño de la hoja de la llana están determinados por el propósito para el que se utiliza la herramienta y la manera de utilizarla. Por esa razón existen distintos tipos de llanas.

fratás

Fratás

Instrumento similar a la llana, pero de madera, con bordes biselados
y provisto de un mango. Sirve para igualar y alisar los revoques. El acabado que da es el fratasado, ahora te suena, ¿verdad?

Recuerdo ver en obra distintos fratás(es) en una gran fuente de agua, o flotando en un bidón. El hecho de estar empapados les permite una mejor resbaladicidad, estar hinchados y por tanto con el mango más prieto y tener una curvatura apropiada. Los que tienen 20 – 30 cm pueden estropear un bonito fratasado si tienen forma cóncava en vez de convexa.

talocha

Talocha

La talocha es una plataforma rectangular que posee un mango transversal. Tiene unas medidas de unos 50 – 60 cm y puede ser de madera o plástico. La talocha se usa para extender el mortero sobre la superficie e igualar los planos.

esquema de publicación de la Fundacion Laboral

Esparavel

El esparavel es una plataforma cuadrada de peso ligero que posee un asa vertical central, por lo general está construido de aluminio, magnesio, plástico o madera.

Las funciones del esparavel son dos:

– Transportar el mortero desde el lugar en que se obtiene hasta el lugar donde se va a aplicar.

– Una vez en el lugar de trabajo, se sujeta con la mano menos diestra, mientras con la otra se toma la porción de mortero para arrojarla y extenderla sobre la superficie deseada.



luissantalla

Luis M Santalla Blanco . Director de teoriadeconstruccion.net, autor en blogs como arquitecturadegalicia.eu y 9diseno. Miembro del estudio Flu-or y anteriormente del estudio MMASA   ver más sobre el autor