Forjado sanitario con viguetas autorresistentes

Siempre he sido fan de los coleccionables. Con la eclosión de los medios digitales cada vez menos publicaciones impresas incorporan suplementos o apartados complementarios a su linea editorial. Recientemente he descubierto que la Mutua especializada en el sector de la construcción MUSAAT, publica periódicamente una revista llamada CERCHA, con artículos especializados. Además en la web de la Mutua se pueden encontrar documentos de orientación técnica altamente interesantes.

En una de las últimas publicaciones hablan sobre las viguetas autorresistentes y su perfecta adaptabilidad a la ejecución de forjados ventilados. En las últimas normativas autonómicas se viene a incluir la obligatoriedad de crear una cámara ventilada bajo la vivienda, para lo que se establecen dimensiones mínimas a partir de 20 cm. Con estas dimensiones, obviamente es difícil plantear un encofrado recuperable, y ahí existen dos opciones, la solera ventilada, bien sea el conocido “Caviti” u otras patentes similares, o el forjado unidireccional de viguetas autorresistentes.

La ventaja de esta solución es que en la propia estructura podemos incluir grandes espesores de aislamiento , ya que las bovedillas podrán ser de arcilla expandida, de poliestireno, o las tradicionales de hormigón  y cerámicas. Este sistema tiene otra ventaja frente a las soleras ventiladas. No es necesario preparar un suelo nivelado bajo el forjado, simplemente se apoyará en muros extremos , separados generalmente un máximo de 5 metros, entre los cuales podemos dejar un terreno sin acondicionar. En el caso en el que tenemos instalaciones colgadas bajo el forjado deberemos dar un salto de altura y permitir el paso de una persona bajo el forjado, para lo cual deberemos de ir a alturas superiores a 1 m, que nos permitan hacer el mantenimiento de las instalaciones, aquí si convendría tener un suelo regular antes de proceder a la ejecución del forjado.

A diferencia de una solera, el forjado trabaja a flexión fundamentalmente, para lo cual estará debidamente armado y ejecutado. En estas fichas explican de forma resumida como se debe de ejecutar, qué previsiones debemos de considerar en el proceso de diseño y en obra, advirtiéndonos las posibles patologías asociadas a su uso incorrecto.

El sistema es un conjunto entre viguetas autorresistentes y bovedillas. Su forma de encajar debe ser aquella que permita tener cuando menos 3 centímetros de hueco para que el hormigón penetre entre las caras verticales de las viguetas y las bovedillas, formando un conjunto monolítico una vez ha fraguado y endurecido.

Advierten de los siguientes defectos a la hora de la puesta en obra:

  • Recepción de viguetas sin identificar o verificar sus dimensiones.
  • Incompatibilidad entre viguetas y bovedillas (Al utilizar distintos fabricantes).
  • Ausencia o deficiente ejecución del sistema de ventilación de la cámara.
  • Deficientes apoyos o enlaces de las viguetas en los muros o vigas.
  • Ausencia de bovedillas ciegas en los extremos.
  • Inadecuada disposición de las armaduras y/o falta de recubrimientos de las mismas.
  • Defectuoso vertido y/o curado del hormigón.

El diseño de este sistema no es ideal sin una previsión de paso de instalaciones y una distribución de aperturas para ventilación, dispuestas en fachadas enfrentadas y situadas al tresbolillo, garantizando una superficie de ventilación según la norma.

 

luissantalla

Luis M Santalla Blanco . Director de teoriadeconstruccion.net, autor en blogs como arquitecturadegalicia.eu y 9diseno. Miembro del estudio Flu-or y anteriormente del estudio MMASA   ver más sobre el autor