Dibujando con cristal

Print Friendly, PDF & Email

A la hora de proyectar nos surgen ideas para transformar espacios, hacer divisiones interiores con características especiales, que sean ligeras a la vista, que no ocupen, que puedan moverse, que funcionen bien acústicamente… Las soluciones de cortinas de cristal están a la orden del día. Los productores cada vez más se las ingenian para reducir los espesores de las carpinterías y para mejorar las juntas entre los distintos paños, haciéndolas más impermeables o estancas, y con un comportamiento acústico mejor.

Las soluciones de vidrio en particiones son idóneas para espacios de oficinas, donde la distribución varía según las necesidades, mensualmente y día a día. De esta manera al igual que se hacen cerramientos de terrazas se fabrican biombos interiores que sustituyen a los poco prácticos plegables de antaño. El vidrio nos aporta una capacidad constructiva enorme a la hora de trabajar con pocos espesores y tener unos resultados de acabados tan variados. Si lo pensamos bien, es un material que soporta cualquier acabado y tiene grados de transparencia y refracción, que nos darán unas mayores prestaciones de diseño.

Desde hace poco tiempo se ven en España las juntas imantadas entre láminas de vidrio. Esta unión está compuesta de dos bandas imantadas colocadas en los cantos del vidrio, permitiendo unas mayores prestaciónes de cara a la hermeticidad de la junta. Este tipo de juntas se diferencia de las de plástico en que se produce una fijación firme, y se obtiene una línea más definida debido al canto negro imantado.

Si lo que se busca es una junta más difuminada, las lamas con perfiles de plástico con sección en «H» encajan perfectamente y hoy día están perfectamente compuestos para resistir intemperie, entrada de agua, rayos UVA… que antiguamente las debilitaban.

Es por eso que este tipo de sistemas han dado el salto a los techos móviles de cristal. Aunque se trate de un sistema fijo, la aportación de luz cenital es algo especial en una vivienda. Imagina poder abrir el techo y sentirte como en el exterior. En algunas obras en las que hemos tenido la oportunidad hemos incorporado esta característica, donde la luz cenital entra para bañar un espacio generalmente interior, como puede ser el portal, el distribuidor o el pasillo.

La libertad de diseño que nos proporciona conocer estas soluciones constructivas da un valor añadido a la obra, y como consecuencia directa, la mejora en la calidad de vida de la gente. En los techos si querría hacer una aclaración, ya que es vital tener en cuenta que no deja de ser parte de la envolvente térmica en muchas ocasiones, y que por tanto debe de cumplir con las exigencias de la normativa de cada país, en el caso de España, del CTE. Debemos de contar con una cámara en el acristalamiento y disponer del vidrio interior, cuando menos, con una hoja laminada, de manera que proteja las roturas y los desprendimientos. Hay que tener en cuenta que se provoca una entrada de calor al espacio interior que es capaz de mantener más humedad absoluta y que en caso de bajada de temperatura puede condensar.

Si tenemos esto en mente, y podemos orientar las pendientes de ese techo de vidrio hacia una zona donde podamos recoger el agua de condensación, «salimos maestros».

luissantalla

Luis M Santalla Blanco . Director de teoriadeconstruccion.net, autor en blogs como arquitecturadegalicia.eu y 9diseno. Miembro del estudio Flu-or y anteriormente del estudio MMASA   ver más sobre el autor