Diario de obra: Cuando elegir cartón yeso

Algo que no podemos evitar cuando hablamos de tabiquería es dudar entre el tabique de ladrillo, y el entramado autoportante de cartón yeso. Este debate empieza con varias diferencias importantes a la hora de imaginar el espacio resultante, basadas en la utilización del espacio, la sensación de robustez que puede estar bien vista para según que situaciones. Las diferencias reales a la hora de ejecutar el tabique y las posibles modificaciones que se dan a lo largo de la obra hacen que el sistema de Pladur adelante al ladrillo por la derecha.

¿Cuáles son estas ventajas constructivas?

En mi opinión personal, la mayor ventaja es el trabajo en seco. Una vez que la obra se cierra cuando colocamos las carpinterías, se crea un ambiente interior que se humedece debido a la utilización, como norma general, de hormigones, cementos, pastas… que pasados meses van a seguir aumentando la humedad interior, por lo que debemos de tener deshumidificadores si tenemos un tiempo de entrega ajustado, y otros materiales, como la madera, que van a comportarse de manera inapropiada si variamos su contenido de humedad.

Lo más habitual es que cada tabique o partición tenga algún tipo de instalación, bien sea por un lado o por el otro, enchufes, interruptores, grifos, colectores… Es aquí cuando este sistema de cartón yeso tiene una gran versatilidad en obra. Se instala la mitad del tabique, es decir, se coloca la banda perimetral de apoyo y desolidarización, la estructura portante de perfiles metálicos y una cara de los paneles de cartón yeso. A partir de ahí, se realizan todos los pases de instalaciones a la vista, dejando indicaciones perfectamente señaladas y replanteadas, que ayuda mucho en obra.

Una vez que se han pasado y revisado las instalaciones se coloca la otra parte y se tapan las cabezas de los tornillos, se hacen las juntas entre paneles, se pastea y se pinta. Se trata de una manera de hacer contínua, frente a lo que pueda pasar en un tabique de ladrillo que tiene instalaciones, donde existen rozas continuas y cualquier modificación implica más polvo en obra y más mortero. Llega un momento en el proceso de construcción que fastidia tener que volver a hacer polvo y meter nuevamente material húmedo.

Otra ventaja del cartón yeso es, otra vez relacionada con las instalaciones, la posibilidad de colocar instalaciones en horizontal, a todo lo largo del tabique si hiciese falta. Por ejemplo, cuando instalamos unos puntos de luz con tres interruptores en una habitación, y queremos pasar los cuatro cables de cruce entre interruptores, necesitamos una roza lo más horizontal posible. Por si nunca lo habías pensado, una roza en horizontal en un tabique de ladrillo es como partirlo por la mitad.

¿Cuales son sus desventajas?

La mayor desventaja, que simplemente es una gran necesidad, es la de ser muy cuidadoso y preciso en lo que realmente se está buscando. Las desventajas como la dificultad a la hora de colgar pesos, la acústica, se pueden solucionar si tenemos el escenario final previsto.

Una de las desventajas más secundarias, pero que no deja de ser importante es que se trata de un sistema de materiales blandos, como las chapas plegadas y el cartón, que al colocar y atornillar pueden doblarse, generando superficies alabeadas, con deficiencias de planeidad, haciendo aguas, o como quieras verlo. La ventaja del sistema de ladrillo es que el recebo se regula completamente con reglas, y los pasteados se hacen con reglas y llanas. Generalmente el cartón yeso, si tiene alabeos los mantendrá, ya que se suele repasar las cabezas de tornillos y las juntas entre paneles, pero no los alabeos ocasionados por una incorrecta ejecución. Es por eso que es vital elegir bien a los profesionales con los que se quiere trabajar y , teniendo todo previsto, solo queda hacer y hacer, sin deshacer.

luissantalla

Luis M Santalla Blanco . Director de teoriadeconstruccion.net, autor en blogs como arquitecturadegalicia.eu y 9diseno. Miembro del estudio Flu-or y anteriormente del estudio MMASA   ver más sobre el autor