Después de un daño eléctrico

Aparece un imprevisto, una subida de tensión que nos avería un aparato. ¡Ojo!, cuida tu instalación, pero en todo caso asegúrate de estos imprevistos, las aseguradoras también lo hacen.

Empresas profesionales se dedican a la gestión de problemas como éstos, como Sejescar daño eléctrico . Muchas veces nos encontramos en situaciones en las que no sabemos cómo reclamar, y simplemente reemplazamos el producto estropeado. Como exclamaba, lo principal es tener en cuenta que nuestra instalación eléctrica debe de estar al día, y con todo eso, es recomendable incluir en una póliza de seguro de hogar, una cláusula o algún apartado que proteja electrodomésticos como las vitrocerámicas, ordenadores o cargadores y teléfonos…

Mi recomendación es contar con estas dos cosas antes de ponernos a reclamar. Existen empresas como la que menciono, que se dedican a verificar los daños, renovar los aparatos y gestionar los recobros, ante situaciones de subidas y bajadas de tensión, cortocircuitos, caída de rayos, tormentas eléctricas, corriente anormal o formación de arco voltaico.

Nota

Si a causa de un fallo relacionado con la electricidad se estropea un aparato, el seguro generalmente no se hará cargo del coste de su reparación si éste está en garantía. En este caso será responsabilidad del fabricante, el proveedor o el instalador. 

Es importante guardar las hojas de garantía de los productos, si estos han caducado o no también dependerá la reclamación o la responsabilidad sobre éstos.

Recomendación

Contactar con peritos especializados, con formación sobre daño eléctrico (que los hay) y que darán un punto de vista objetivo sobre lo ocurrido. Contacta también con la compañía a modo personal para informar sobre la situación y para ello usa un Burofax, acompañado del informe del perito.

Antes de la visita del perito puedes solicitar un informe del servicio técnico de mantenimiento (SAT) que repare los electrodomésticos averiados haciendo constar la avería que presenta y su causa.

Si el origen de la subida de tensión es natural (tormenta eléctrica) , por tanto ajena a la empresa suministradora, entonces comunica directamente con el seguro del hogar.

Guarda siempre el aparato averiado hasta que se resuelva el problema.

Normativa y peritaje

En el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión (REBT 2002) se indica que hay que proteger contra sobretensiones toda instalación eléctrica, tal y como se expone en el artículo 16.3, tanto sobretensiones permanentes como transitorias. Adicionalmente, existe la ITC 23 que trata exclusivamente las sobretensiones transitorias.

Las sobretensiones permanentes son sobretensiones por encima del 10% del valor nominal que se mantienen en el tiempo durante varios ciclos o de forma permanente, principalmente originadas por cortes del neutro o defectos de conexión.

Las sobretensiones transitorias son sobretensiones de muy corta duración pero de valor eficaz muy elevado (del orden de miles de voltios) que se transmiten a través de las redes de distribución y se originan principalmente por maniobras en la red o descargas atmosféricas.

Las sobretensiones en la red de suministro a una industria o a las viviendas vienen motivadas principalmente por 4 tipos de sobretensiones que se son:

  • Las sobretensiones causadas por elementos atmosféricos.

  • Las sobretensiones generadas por maniobra.

  • Las sobretensiones de transitorios de frecuencia industrial.

  • Y las sobretensiones originadas por descargas electrostáticas

Esta protección frente a sobretensiones no es obligatoria en todos los casos, ya que en la mayoría de los tipos de viviendas y en determinadas actividades industriales es recomendable pero no obligatoria, según la Guía Técnica de Aplicación BT-23 publicada por el Ministerio de Industria que clarifica la aplicación práctica del REBT.

En ciertas comunidades autónomas, se ha reforzado esta norma pasando a obligatoriedad mediante normativa específica e igualmente obligatoria, que complica la actuación de los Peritos y tramitadores.

¿Qué aparatos suelen dar problemas?

Según datos de Mapfre, las intervenciones por daño eléctrico aumentaron un 24% en el año 2016. Las neveras son las que presentan un mayor porcentaje de reclamaciones, representando un 17,6% sobre el total de siniestros por daños eléctricos, seguido de las vitrocerámicas, con un 12,17% de los casos, y televisores con un 12,16%.  El resto de electrodomésticos que sufren una mayor incidencia en siniestralidad son las lavadoras, los lavavajillas y los hornos.

La renovación tecnológica de las instalaciones en nuestros hogares y negocios aumenta el riesgo de sufrir un daño de este tipo.

luissantalla

Luis M Santalla Blanco . Director de teoriadeconstruccion.net, autor en blogs como arquitecturadegalicia.eu y 9diseno. Miembro del estudio Flu-or y anteriormente del estudio MMASA   ver más sobre el autor