Casas prefabricadas y modulares, una alternativa

Print Friendly, PDF & Email

Internet no deja de sorpendernos, no la red, sino la gente que está detrás. Después de ver como hay auténticos buscadores de empresas fabricantes de casas modulares y prefabricadas me hace, por una parte, destacarlo, y por otra parte investigar un poco más allá en la solución prefabricada como una posible alternativa a la primera vivienda. Para planternos esto debemos de comparar aquellos aspectos necesarios en una vivienda, viendo lo que puede aportar una construcción de este tipo.

Vamos a plantear tres grupos de conceptos. Primero hablaremos de la seguridad de los ocupantes, ¿qué es si no una vivienda? , en segundo lugar su precio, y en tercer lugar, la racionalidad constructiva y su adecuación al entorno.

Un profesor de la carrera de arquitectura nos enseñó: la primera necesidad de una casa es proteger a los habitantes, que no les roben, que no les maten, y que no les violen. Quizás sean palabras cogidas de contexto, pero no le falta razón. Cuando pensamos en la primera vivienda pensamos en la vivienda más básica, evolucionando desde los muros con una única entrada, hasta llegar a volúmenes complejos donde no se sabe por donde se entra, donde incluso no hay una entrada principal.  La ejecución de gran parte del trabajo en taller permite que las garantías de los cerramientos, tanto fachadas como cubierta sean mejores.

Si pensamos en cómo buscar una financiación para una casa prefabricada , o para una vivienda en general debemos tener en cuenta nuestras posibilidades. En este caso la estandarización parece estar de nuestro lado, más ahora que ya existe un mercado donde ya no hay poco más que prototipos, sino que los modelos están testados y probados. Dejando a parte temas como la burocracia y los niveles del Euribor, que a saber… tengo que mencionarlo, pero no soy experto en esto. Lo que si se es que ya existe un catálogo de casas prefabricadas y modulares, con modelos y precios.

Si hablamos de racionalidad constructiva (ahí si me veo con más capacidad para comentar) los sistemas prefabricados son el camino a seguir. Del mismo modo que un LEGO es una base modulada, podemos obtener miles de combinaciones, es ahí donde veo que la idea de prefabricación como concepto cerrado debe de dejarse a un lado, hablando más de vivienda modular, donde el módulo no es el cajón cúbico, sino que el módulo es el sistema constructivo.

Cuando hablamos de acabados, cada cliente es un mundo y cada diseñador varios mundos acumulados. Es por esto que, al igual que las viviendas más tradicionales, tienen la capacidad, sino más, de recibir distintos materiales y soluciones constructivas. Desgraciadamente aparecen muchas veces construcciones poco integradas con el entorno en el que se ubican, ya no solo por su estética, sino por haber elegido mal la solución constructiva.

¿En qué debes de fijarte además de la estética?

El tipo de estructura de la vivienda, su esqueleto, debe de poder resistir las condiciones metereológicas y ambientales, como por ejemplo, el tipo de estructura (metálica, madera…) debemos de asegurarnos de que sea la apropiada.

Los acabados exteriores sufren cambios «inesperados», como pueden ser pérdida de color, oxidación, por el agua y el sol. Las dilataciones por el calor y las ráfagas de viento muchas veces provocan movimientos repetitivos, que acaban por desprender elementos de acabado, ya sea pegados en el caso del calor, como elementos de las fachadas trasventiladas, muy recurridas en este tipo de viviendas.

Por estas razones es importante que no te quedes con la foto de catálogo y vayas más allá, las veas, incluso busques referencias que se estén usando. Hay gente que las evita y no quiere «subirse» a ninguna, como si fuesen vehículos o elementos ajenos. Le Corbusier ya creía en la máquina de habitar.

luissantalla

Luis M Santalla Blanco . Director de teoriadeconstruccion.net, autor en blogs como arquitecturadegalicia.eu y 9diseno. Miembro del estudio Flu-or y anteriormente del estudio MMASA   ver más sobre el autor