¿Se podría hacer hoy la torre Eiffel? – Sobre la calderería industrial

Esta estructura es , probablemente, la estructura de acero más reconocible a nivel mundial. En su momento fue un gran desafío, al igual que lo estaban siendo muchos puentes para ferrocarril, solo que, con este diseño discutido, Eiffel dio en el clavo. Pero además de eso la historia nos ha traído muchos ejemplos, de entre los cuales destaco más abajo una selección de aquellos que creo que más aportaron en su contexto.

Hoy en día no supone  un reto el construir una estructura como esta, porque la calderería ha dejado de ser un trabajo muy exigente físicamente, y lo ha hecho gracias a más avances tecnológicos. La calderería industrial puede simplificar el proceso constructivo de las nuevas estructuras que, por su forma, tienen muchos retos por delante.

Además de grandes estructuras complejas, la calderería ha sido base de la industria y de los avances urbanos, sobre todo a nivel de la fabricación de maquinaria. Así, herramientas como las cribas de gravas, las tuneladoras, molinos, depósitos, etc son desarrolladas y construidas por empresas como Caldemeca, cada vez más industrializadas y capacitadas para desarrollar nuevas formas y productos.

Históricamente hemos visto estructuras que han atraído la innovación en la forma y en la construcción y haremos un repaso de los puntos clave de esta particular historia, con muchos proyectos dispuestos a continuarla. Los puntos clave han sido los desarrollos de las uniones, partiendo en un principio del remachado y el clinchado, basadas en la adaptación del montaje desde las estructuras de madera, hasta nuevas técnicas de soldadura y de adhesivos; además de una mejora en las aleaciones.

Viaducto de Conchi (inaugurado 1888)

Inicialmente construído para el ferrocarril, hasta 1914 en el que se ha limitado al uso peatonal y de canalizaciones, en pleno desierto de Chile. Actualmente está bastante deteriorado y con poco mantenimiento. Elevado un año antes que la Torre Eiffel, utilizando roblonado como sistema de unión. Claro ejemplo de la estética de la ingeniería, que no intentaba acogerse a un estilo canónico o interpetarlo.

Fair Store Building (1891)

Como contrapunto a la obra anterior, este edificio proyectado por Le Baron Jenney disimula su estructura metálica, también roblonada. con una fachada de piedra, donde incluso se mantiene un orden clásico.

Cubierta de la Catedral de Chartres (1836)

Emile Martin utilizó fundición para los pórticos curvos de la cubierta en arco, pero los tirantes en el arranque eran de hierro forjado. La cubierta tiene una luz de 14,2 m con una altura libre de más de 10 m desde la bóveda hasta el vértice.  La fabricación, el transporte y el montaje duran seis meses, en esto está la gran ventaja de la calderería industrial, la rapidez de ejecución y el montaje de piezas previamente realizadas en taller. El armazón tiene el aspecto de un casco de barco invertido. La fuerte inclinación de los pares* recuerda a los arcos mitrales del gótico.

Edificio Woolworth (1913)

52 plantas en 1913! Aunque vestidas por fuera de un medievalismo romántico, no deja de ser sorprendente.

Con estos cuatro ejemplos he querido demostrar que aquello que se puede soñar, como el construir de nuevo la torre Eiffel (refiriéndome al concepto, claro) es totalmente posible sobre todo si contamos con los sistemas de construcción en acero.

Imagen destacada

Eddystone,_Pennsylvania_-_Railroad_parts._Baldwin_Locomotive_Works._Boilermaker_and_helper_working_on_locomotive_boiler

 

Authors
ANUNCIO
Arriba