Aprende qué son las calderas de condensación

Print Friendly, PDF & Email

Con esta imagen destacada te podrás hacer a la idea de por donde van los tiros. Una caldera de condensación es una mejora de un sistema de caldera normal, como puede ser un supercargador para el motor de un coche, o el sistema turbo.

Mikel Iturbe dice que, y así es en efecto, una parte no despreciable del calor latente es evacuada por los humos, lo que implica una temperatura muy elevada de los productos de combustión que puede alcanzar los 120°C. La utilización de calderas de condensación permite recuperar una parte muy grande de ese calor latente y esta recuperación de la energía reduce considerablemente la temperatura de los gases de combustión bajándolos hasta valores del orden del 45°C o inferiores, limitando así las emisiones de gases contaminantes.

esquema de funcionamiento

Componentes

  • Quemador
  • Cámara de combustión
  • Caja de humos
  • Circuito de agua (entrada, salida, retorno)

Funcionamiento

esquema del principio base para el diseño posterior de la caldera de condensación
caldera con condensador acoplado en serie – imacifp.com

Para que una caldera de condensación trabaje al máximo rendimiento, la temperatura del agua de retorno tendrá que ser más baja que la temperatura de rocío de los humos y por ello, el sistema de calefacción más adecuado para su aprovechamiento es el de suelo radiante, lo que no quiere decir que no se mejore el rendimiento respecto al de una caldera tradicional en un circuito de radiadores.

El mayor problema que se presenta en el diseño de estas calderas, es el de la posible corrosión que puede sufrir el intercambiador al entrar en contacto con los ácidos producidos en la condensación (ácidos nítricos y ácidos sulfurosos según el combustible), es por ello que en su fabricación se emplean materiales como el aluminio o el acero inoxidable.

Además, tendremos en cuenta que hemos de conectar la salida de condensados a un desagüe en el que estos deberían ser tratados antes de enviarlos a la red de alcantarillado.

En el caso de las calderas de condensación de gas natural por lo general es de 1.3, aunque en otros casos puede llegar a ser de 1.4 bajo la relación potencia máxima y potencia mínima. Con relación, al control del aire de combustión y la modulación de la potencia se logra establecer mediante el uso de ventiladores de velocidades diversas.

Asimismo, los productos de combustión al momento de estar fuera de la cámara de combustión, permiten el calor al agua de la caldera. En el caso de los humos, se producen por el calor que se desprecia por los productos de combustión, los mismos que salen por la chimenea, los cuales se componen de:

  • pérdidas de calor sensible que dependen exclusivamente de la temperatura que presente los humos.
  • porcentaje de CO2.
  • pérdidas por productos del carbono no quemado.
  • pérdidas por disposición, donde se produce calor mediante los periodos de paro de la caldera.

Posteriormente, los humos salen a temperaturas entre 30-100° C lo que provoca que el ventilador genere una presión suficiente, que permita superar el conducto de humos.

Por esta razón, los conductos deben estar diseñados mediante materiales óptimos para que puedan resistir a la acción que ejercen los condensados.

luissantalla

Luis M Santalla Blanco . Director de teoriadeconstruccion.net, autor en blogs como arquitecturadegalicia.eu y 9diseno. Socio del estudio FLU-OR Arquitectura y anteriormente del estudio MMASA   ver más sobre el autor