Adiciones “restauradoras”

En las grietas y fisuras de los materiales derivados del cemento se filtran químicos y agua con efectos corrosivos, que aprovechan el deterioro físico para empezar con un deterioro químico del material. Henk Jonkers y Erik Schlangen de la Universidad de Tecnología de Delft (Holanda) trabajan incorporando en la mezcla de hormigón una bacteria inofensiva productora de calcita, junto con nutrientes.

Cuando el agua activa las esporas durmientes, los microbios se alimentan de los nutrientes y producen piedra caliza, reparando así grietas y agujeros.

“Sólo estamos empezando a entender cómo la naturaleza hace lo que hace con estos materiales básicos”.

A largo plazo, Scott White augura la existencia de materiales que respondan a daños de forma más compleja, que se renueven a si mismos como lo hacen los huesos.

———

Anotaciones:

La aplicación constructiva de estos materiales podrá tener sentido en materiales de acabado, siempre que se consigan soluciones estables, y siempre en acabados. Las soluciones “baratas” por el momento son los tratamientos a base de pinturas que evitan la carbonatación del hormigón y por tanto evitan que se deteriore químicamente (no se trata de fisuras de retracción, sino pérdida del material que se deshace por acción del CO2) (ver más sobre carbonatación)

Si estamos en hormigón armado, la mejor forma de protección del hormigón es respetar el recubrimiento detallado en la norma (sobre 4 cm en hormigonado en obra) Esta solución innovadora podrá mismo ocultar el problema de fisuración interno y un riesgo oculto.

———

Esta fiebre investigadora sobre materiales autoregenerables fue iniciada desde el estudio liderado desde 2001 por Scott White de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign.

El grupo puso a prueba un polímero similar al plástico con cápsulas microscópicas conteniendo un agente líquido sanador. Una brecha en el material provocaba que las cápsulas se rompieran, liberando el agente.

Cuando esta sustancia entraba en contacto con un catalizador presente en el material, una reacción química volvía a unir las dos paredes de la grieta.

En la última década, el equipo ha desarrollado y refinado sus sistemas basados en cápsulas, y recientemente presentaron un circuito eléctrico que se repara a si mismo al dañarse.

Las primeras aplicaciones de los sistemas de microcápsulas aparecerán en coberturas, pinturas y adhesivos.

artículo de la BBC– referencia para este artículo

luissantalla

Luis M Santalla Blanco . Director de teoriadeconstruccion.net, autor en blogs como arquitecturadegalicia.eu y 9diseno. Miembro del estudio Flu-or y anteriormente del estudio MMASA   ver más sobre el autor